Salud de la mujer

Quiste dermoide ovárico: qué es, síntomas, causas y tratamientos

Aunque los quistes ováricos son muy comunes, y en la mayoría de las ocasiones no producen síntomas ni molestias, los quistes dermoides pueden llegar a crecer y pesar mucho, aumentando el riesgo de torsión del ovario.

Los quistes en los ovarios tienden a ser relativamente comunes en las adolescentes y mujeres en edad fértil. Y suelen surgir como consecuencia de los trastornos de la ovulación, los cuales pueden contener sangre, mucosidad o distintos tejidos.

Por lo general, tienden a ser benignos, no suelen ser cancerosos y, en la mayoría de las ocasiones, lo más habitual es que no duelan (pueden ser asintomáticos), de forma que, muchas veces, son descubiertos por casualidad durante la práctica de un examen ginecológico de rutina.

No obstante, cuando nos encontramos ante un quiste dermoide ovárico, es posible que midan más de 5 centímetros, y tanto su tamaño como su peso pueden influir en la torsión del ovario.

¿Qué es un quiste dermoide ovárico?

Bajo el nombre de quiste dermoide ovárico nos encontramos ante un quiste ovárico benigno que suele alcanzar entre 5 a 10 centímetros en promedio, el cual suele localizarse a nivel de un ovario, y que aparece en jóvenes y mujeres adultas (principalmente en edad fértil).

Suelen ser extremadamente raros antes de la pubertad, debido fundamentalmente a que suelen ser el resultado de trastornos relacionados con la ovulación. Además, se clasifican como quistes ováricos orgánicos.

Es médicamente conocido con el nombre de teratoma, y aunque surgen como resultado de trastornos de la ovulación, también pueden ser un remanente embrionario, el cual es inicialmente muy pequeño, y luego aumenta de tamaño.

¿Cuáles son los síntomas?

En muchas ocasiones, la ausencia de síntomas en algunas mujeres hace que este tipo de quiste (como la mayoría) tienda a pasar desapercibido, de forma que suele ser común que se diagnostique durante un examen ginecológico de rutina (por ejemplo, en la consulta del ginecólogo o durante una ecografía de seguimiento del embarazo).

No obstante, cuando surgen síntomas, los más comunes son los siguientes:

  • Dolor que no desaparece, ubicado en la parte inferior del abdomen y / o durante la menstruación;
  • Metrorragia;
  • Dolor durante las relaciones íntimas;
  • Ganas frecuentes de orinar;
  • Sensación de presión en la vejiga o en el intestino grueso.

¿Puede volverse canceroso?

Quiste dermoide ovárico
Foto: Istock

En la mayoría de las ocasiones, este tipo de quistes suele ser benigno. No obstante, sí es posible que pueda influir en la dificultad para quedar embarazada, especialmente cuando crece de tamaño y aumenta de peso.

Aunque muchas veces es benigno, se estima que solo en el 3 por ciento de los casos puede convertirse en cáncer.

Principales complicaciones del quiste dermoide ovárico

La principal preocupación tiene relación con un aumento del riesgo de torsión ovárica, que es más común cuanto más grande es el quiste dérmico. Debido al peso, el ovario puede torcerse, deteniendo el flujo de sangre. Generalmente, se presenta con dolor intenso y, en caso de que no se lleve a cabo un tratamiento médico temprano, el ovario puede acabar necrosándose, siendo necesaria su extirpación.

También es posible que surja una infertilidad por disfunción ovárica, o la rotura del quiste dérmico en el interior del abdomen, lo que provoca dolor abdominal muy intenso.

¿Influye en la infertilidad? ¿Podría provocar un aborto espontáneo?

En la mayoría de las ocasiones, los quistes ováricos no tienden a influir en el embarazo, ni aumentan el riesgo de infertilidad. No obstante, en este último caso, todo dependerá de si el quiste tiene o no relación con la endometriosis o el síndrome de ovario poliquístico, en cuyo caso sí podría influir.

No obstante, si el quiste dermoide ovárico es detectado durante el embarazo, es imprescindible realizar un seguimiento, con la finalidad de asegurar que no interfiere en el desarrollo del futuro bebé, ni en el parto.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo