Antes del embarazo

Quiste ovárico e infertilidad: ¿es posible el embarazo?

Ante el diagnóstico de un quiste en el ovario es normal que surjan dudas relacionadas con la fertilidad. Pero, ¿hay riesgos de que pueda afectar las posibilidades de conseguir un embarazo?

Los ovarios son dos órganos blanquecinos con forma de amígdala, cuya superficie tiende a ser irregular, ya que suelen tener bultos de pequeño tamaño. Durante la edad reproductiva, los ovarios miden entre 3 y 5 centímetros de largo, pero después de la menopausia, lo más común es que reduzcan su tamaño, pudiendo parecer atróficos. Los encontramos ubicados a ambos lados del útero, cerca de las trompas de Falopio.

Estos órganos son las gónadas femeninas. Y su función es doble. Por un lado, son el área de almacenamiento y maduración de los óvulos. Por el otro, son el lugar de producción de determinadas hormonas, que regulan el funcionamiento del sistema reproductivo femenino.

¿Qué es un quiste de ovario?

Los quistes de ovario son formaciones, en forma de saco cerrado, que están llenos de líquido. El tamaño de cada uno de ellos puede variar, de forma que el diámetro va desde unos pocos milímetros hasta varios centímetros (incluso más de 10 centímetros).

Además, pueden encontrarse tanto en el interior del ovario con en el exterior; y el líquido de estas formaciones quísticas puede ser más o menos “espeso”. 

Son uno de los problemas ginecológicos más comunes que afectan a las mujeres jóvenes en edad reproductiva. Y, en su gran mayoría, tienden a ser inofensivos, ocasionando mínimas molestias

Es más, en muchos casos, pueden llegar a desaparecer por sí solos o con medicamentos. Sin embargo, cuando presentan un tamaño bastante grande, deben ser extirpados quirúrgicamente.

¿Los quistes ováricos pueden afectar la fertilidad?

En realidad, todo dependería del tipo de quiste de ovario, especialmente cuando está asociado con la endometriosis o con el síndrome de ovario poliquístico.

¿Los quistes ováricos relacionados con la endometriosis reducen la fertilidad?

Se denomina endometriosis a la entidad clínica caracterizada por la presencia de tejido, similar a este, que recubre internamente la cavidad endometrial y que recibe el nombre de endometrio, en focos fuera de la cavidad específica.

Es cuando nos podemos encontrar con los endometriomas, que es cuando el tejido endometrial, fuera de la cavidad endometrial, se implanta en los ovarios, formando quistes.

De acuerdo a un estudio de 2010, existiría cierta relación entre la endometriosis y la infertilidad. Concretamente, ese estudio estableció que el porcentaje de mujeres que desarrollan endometriosis está entre el 6 y el 10 por ciento de la población general. Sin embargo, este porcentaje aumenta al 35-50 por ciento entre las mujeres que reportan dolor o infertilidad.

Fertilidad y quistes ováricos
Foto: Istock

Además, se sabe que entre el 25 y el 50 por ciento de las mujeres infértiles tienen endometriosis, mientras que entre el 30 y el 50 por ciento de las mujeres diagnosticadas con endometriosis son infértiles.

¿Los quistes asociados con el síndrome de ovario poliquístico están relacionados con la infertilidad?

El síndrome de ovario poliquístico está asociado con la infertilidad femenina, y la mayoría de las mujeres que cumplen con los criterios de diagnóstico relevantes buscarán ayuda médica para tener un hijo. 

Dependiendo del caso, esta ayuda podría concretarse en una medicación especial, con la finalidad de inducir la ovulación y que, en ocasiones, puede combinarse con la inseminación o, en caso de fracaso, con la fecundación in vitro (FIV).

¿Y cuando los quistes ováricos no tienen relación con la endometriosis o el síndrome de ovario poliquístico?

Lo cierto es que la presencia de quistes en los ovarios, que no están relacionados con el síndrome de ovario poliquístico o con la endometriosis, no afectan negativamente, al menos no de forma directa, a la fertilidad de una mujer. 

No obstante, todo dependerá del tipo de quiste ovárico. Por ejemplo, en el caso de los quistes funcionales o fisiológicos (que son los más comunes), suele desaparecer por sí solo después de algunos ciclos menstruales. Pero esto no ocurre con los conocidos como quistes orgánicos, que surgen debido al deterioro de la función ovárica.

Entre estos, es más probable que los quistes dermoides, endometriósicos o los que surgen en el SOP sí alteren la ovulación, afectando la fertilidad.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo