Qué puede suponer

Riesgos de la falta de vitamina D en la mujer

La vitamina D aporta más a nuestro cuerpo de lo que podemos imaginar. Mira aquí los riesgos que pueden aparecer en la salud de la mujer si sus niveles no son los adecuados.

mujer
Fuente: iStock

Aunque no seamos conscientes, la vitamina D es un nutriente fundamental por todos los efectos beneficiosos que tiene en muchos de los sistemas de nuestro cuerpo. En el caso de las mujeres, la falta de esta vitamina puede encerrar varios riesgos. Descubre aquí los principales problemas que puede suponer tener un nivel bajo de la misma.

Un nivel bajo de vitamina D es algo preocupante para las mujeres, sobre todo para aquellas que están embarazadas y no toman suplementos, y para las que dan el pecho a sus hijos. Una deficiencia de la misma puede afectar al buen desarrollo fetal, a los huesos y al sistema inmunológico.

El mayor porcentaje de vitamina D que se produce en el cuerpo lo hace a través de la luz ultravioleta del sol gracias a la piel. No obstante, otra parte llega mediante la alimentación, ya que puede absorberse a través de los alimentos que se consumen.

La podemos encontrar en la mayoría de alimentos, aunque principalmente en los pescados grasos (como el salmón y el atún), en la yema de huevo y en algunos hongos como las setas. La carencia de este importante nutriente puede suponer un peligro para la salud de la mujer. Veamos a continuación los principales problemas que pueden aparecer.

Tener la presión arterial alta

La presión arterial alta, conocida como hipertensión, es una afección habitual que presenta un riesgo bastante importante.

La vitamina D, en este sentido, es fundamental en la salud de las mujeres porque ayuda a que el riesgo cardiovascular derivado de tener una presión alta se reduzca. La ausencia de esta vitamina puede tener un efecto muy perjudicial en la presión arterial.

Tener dolores en las articulaciones

Uno de los síntomas más importantes derivados de la falta de vitamina D es tener dolores en las articulares. Y es que, es precisamente esta vitamina la que ayuda al buen funcionamiento de los músculos, a fortalecerlos y a reducir el riesgo de fracturas.

Por otra parte, también previene el debilitamiento y el adelgazamiento de los huesos, por lo que reduce las posibilidades de sufrir osteoporosis, una afección más común en las mujeres, sobre todo una vez ya han llegado a la menopausia.

Padecer fatiga y somnolencia

Además de todo lo anterior, la vitamina D también ayuda al organismo a absorber el calcio, a luchar con la fatiga y a estimular el sistema inmunológico.

Es por ello que esa sensación de somnolencia y cansancio es uno de los síntomas más habituales entre mujeres con carencia de este nutriente. Y es que, tiene un papel fundamental en la calidad de sueño de la mujer y en su metabolismo.

Sufrir de depresión

Existe una relación importante entre los síntomas de depresión y la deficiencia de vitamina D. Y es que esta también tiene una función relevante en la regulación de la síntesis de la serotonina.

La serotonina controla el apetito y el estado anímico que se activa por la vitamina D en forma de hormona. Es por ello que es un factor determinante en el estado de ánimo de una mujer y una función importante en el caso de depresión.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo