Fertilidad femenina

Síntomas que pueden alertar de un problema de fertilidad femenina

Toda mujer que quiere ser madre se plantea, en algún momento de su vida, la posibilidad de tener algún problema de fertilidad. Y si lo tuvieras, ¿se manifestaría? Estos son algunos síntomas.

Ser madre es un deseo que tienen muchas mujeres. Sin embargo, no todas corren la misma suerte a la hora de buscar y conseguir un embarazo. Mientras que algunas no tienen problema en conseguirlo por el método natural, otras, incluso, tienen que acudir a técnicas de reproducción asistida para lograr tener un hijo. Las causas de no conseguir un embarazo son muchas, pero los problemas de fertilidad son comunes en todas ellas.

Existen diferentes problemas en la fertilidad que pueden evitar el éxito en la búsqueda de un bebé. Algunos de estos problemas son temporales y pueden estar desencadenados por algún mal estilo de vida, alguna enfermedad o algún tratamiento farmacológico. Otros, sin embargo, son congénitos y más difíciles de revertir. Por suerte, la ciencia ha avanzado mucho y los problemas de fertilidad, en muchas ocasiones, no impiden a la mujer ser madre biológica.

Factores que pueden provocar un problema en la fertilidad

Existen muchos problemas de salud que pueden afectar a la capacidad femenina para conseguir un embarazo:

  • Síndrome de ovarios poliquísticos
  • Endometriosis: según el doctor Juan Antonio García Velasco, director científico de IVIRMA, las posibilidades de que una mujer con endometriosis se quede embarazada bajan del 25% al 8%.
  • Fibromas en el útero
  • Enfermedades autoinmunes

Eso sí, aunque pueden disminuir las posibilidades de conseguir un embarazo por el método tradicional, no tiene por qué ser sinónimo de esterilidad.

¿Existen síntomas que pueden alertar de un problema en la fertilidad?

Muchas mujeres que tienen problemas en su fertilidad no presentan ningún síntoma, de acuerdo a las palabras de Tara Budinetz, endocrina reproductiva y especialista en tratamientos de fertilidad de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saint Luke (Estados Unidos). De hecho, que los problemas de fertilidad no se manifiesten con ningún síntoma es uno de los motivos principales de que muchas mujeres se den cuenta de este hecho cuando ya es tarde. “El no tener síntomas hace que las paciencias retrasen su evaluación y tratamiento”, argumenta la profesional. 

Por tanto, no se puede hablar de síntomas de infertilidad, porque este hecho no produce ninguna señal. Aunque, vistos que hay factores que pueden afectar a la fertilidad, sí podríamos hablar de los síntomas de ellos, porque podrían alternarnos:

  • Ciclos menstruales irregulares
  • Coágulos de sangre durante la menstruación: aunque, tal y como apunta INTIMINA, no hay qué temer si se expulsan de manera ocasional, si se expulsan con mucha frecuencia y son grandes, sería conveniente hablar con el ginecólogo porque podrían ser síntomas de pólipos uterinos, endometriosis o adenomiosis, entre otros.
  • Ausencia de menstruación
  • Dolor durante las menstruaciones (podría ser síntoma de endometriosis)
  • Y, por supuesto, el síntoma principal: la imposibilidad de conseguir embarazo. De acuerdo al portal Clearblue, es conveniente consultar con el ginecólogo si lo has intentado durante más de un año, si tienes 35 años y lo has intentado seis meses o si tienes algún motivo por el que preocuparte por tu fertilidad 

¿Existe alguna manera de comprobar la fertilidad?

Efectivamente, sí se puede comprobar la reserva ovárica, por ejemplo. De hecho, los expertos recomiendan a la mujer hacer revisiones periódicas con su ginecólogo, desde la pubertad. Y, además, instan a hacer un test de reserva ovárica para conocer el estado de la fertilidad en el que estás en ese momento y, así, tomar decisiones.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo