Técnicas de reproducción asistida

Tus datos sobre fertilidad, ahora también formarán parte del Registro Estatal

4 minutos

Ahora es obligatorio guardar los registros de las técnicas de reproducción asistida en España. A partir del 2016 el registro de las técnicas de reproducción asistida a las que se someta cualquier perrsona debe quedar registrado.

Tus datos sobre fertilidad ahora también formarán parte del Registro Estatal

A partir del 2016 el registro de las  técnicas de reproducción asistida en España se convierte en obligatorio. Esto significa que todos los centros de reproducción asistida, públicos y privados, deben aportar los datos de los tratamientos realizados desde el año 2014. Detrás de esta medida está el esfuerzo de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, porque proporcionará una información fiable de lo que ocurre en nuestro país en el ámbito de la reproducción asistida.

Los niños nacidos gracias a técnicas de reproducción asistida (TRA) aumentan año a año. Se estima que constituyen entre el 1% y el 4% de todos los niños nacidos y ya hay más de cinco millones de nacidos en el mundo.
Es lógico pensar que todos los datos de estos nacimientos deberían estar registrados en una base de datos para hacer un seguimiento, pero lo cierto es que depende de la legislación vigente de cada país.

En Europa, el registro es obligatorio en algunos países y voluntario en otros, los datos son recogidos por una sociedad científica (como lo hace la SEF en el caso español) o por organismos oficiales, y se pueden recoger de manera individualizada de cada ciclo de tratamiento (en Austria, Bélgica, Alemania, Suiza y Reino Unido) o como la suma de todos los ciclos realizados de cada técnica a lo largo del año.

Generalmente, se separan los resultados según la técnica: Inseminación Artificial Conyugal o de Donante, Fecundación In Vitro, Ovodonación,  Criopreservación, Diagnóstico Genético Preimplantacional, etc., y se piden datos de los tratamientos, tasas de embarazo, tasas de parto y malformaciones. Las dos últimas, aún siendo probablemente las más importantes, son difíciles de conseguir ya que no es siempre fácil que los pacientes aporten la información una vez concluido el embarazo.

¿Para que se recogen estos datos?


En España la SEF recoge, audita y hace públicos los datos sobre los tratamientos de reproducción desde el año 2002. Es lo que se llama el Registro SEF. Las clínicas de fertilidad han contribuido hasta el momento de manera voluntaria y presentando sus datos como una suma de todos los ciclos realizados cada año de cada tipo de tratamiento. La concienciación en la importancia de la recogida de estos datos ha ido aumentando y con ello la participación de de los Centros de Reproducción Asistida en el Registro SEF. Mientras que en el 2002 participaron 55 centros, en el 2013 participaron 164 centros lo que supone un 63.7% del total de centros que desarrollan Fecundación In Vitro (FIV) y un 50.3% del total de centros que realizan Inseminación Artificial.

La manera en la que los datos se hacen públicos ha ido variando a lo largo del tiempo. Hasta 2008, los datos se daban de manera global, es decir, se hacían las medias de los resultados de todos los centros participantes y se publicaban como resultados conjuntos. A partir de 2008 se presentan los datos individualizados por centro además de los globales, con notas aclaratorias sobre cómo interpretar los resultados.

El Registro SEF ha evolucionado reflejando los avances en las técnicas de reproducción asistida además de los cambios en la sociedad. Se ha incorporado la recogida de datos de nuevos tratamientos como la maduración in vitro de ovocitos, la vitrificación de ovocitos, la ovodonación o el Diagnóstico Genético Preimplantacional, así como la procedencia geográfica de las pacientes o las mujeres sin pareja masculina debido al aumento de pacientes procedentes de otros países y a las mujeres lesbianas o sin pareja que deciden hacer este tipo de tratamientos en España.

Finalmente, el Registro SEF colabora con la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) que recoge año a año los datos por países y tratamientos en un Registro Europeo de Técnicas de Reproducción Asistida que resulta fundamental para el estudio global de los embarazos conseguidos y los niños nacidos gracias a estos tratamientos. La finalidad última debe ser siempre revisar y constatar la seguridad de unos tratamientos que han permitido que millones de niños hayan nacido desde el primer nacimiento gracias a una  fecundación in vitro hace ya 37 años.  

Isabel Pons es miembro del Comité de Registro de la SEF y Jefa del Laboratorio de Fecundación In Vitro y Andrología en URH García del Real

Etiquetas: fecundación, fecundación in vitro, fertilidad, fertilidad masculina, reproducción asistida

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS