Síndrome premenstrual

2 de cada 5 mujeres sufren un síndrome premenstrual más severo

Los investigadores del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos han descubierto que, ante la exposición a dos hormonas presentes en el ciclo menstrual, es un gen que solo algunas tienen el que produce los síntomas.

Una investigación llevada a cabo por el Instituto Nacional de Salud (NIH en sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha hallado las razones que estarían detrás de que se desarrollen los sentimientos de tristeza, ansiedad e irritabilidad en los días previos a la menstruación. Estos síntomas se corresponden con el trastorno premenstrual disfórico (PMDD), que afecta a 2 de cada 5 mujeres en edad reproductiva y es mucho más severo que el síndrome premenstrual (SPM).

Mediante el SPM, la mujer experimenta unos síntomas días previos a su menstruación, que se repiten cada mes. Estos no tienen por qué ser siempre los mismos o manifestarse con la misma intensidad, incluso hay mujeres que no lo sufren. Las molestias que genera pueden ser tanto emocionales como físicas, y en la mayoría de los casos no son tan fuertes como para interferir en nuestra vida diaria, aunque si se dan casos en los que son más severos.

A la vez, el PMDD es un trastorno que solo afecta a una pequeña porción de mujeres en edad de concebir, pero cuyos síntomas son bastante fuertes, como depresión grave, mucha irritabilidad y mucha ansiedad, aproximadamente entre 7 y 10 días antes del inicio del periodo. Es considerado como una extensión más grave del síndrome premenstrual, pues puede interferir en la vida social y personal de quien lo sufre, que son entre un 3 y un 8% de las mujeres.

El estudio del NIH afirma que este trastorno se produce por un desorden en la respuesta de las células ante la presencia de estrógeno y progesterona, y sería de índole genética. De esta manera, la ansiedad, la irritabilidad y la tristeza serían provocadas por la reacción de las células de la mujer en cuestión, que ante un aumento  de estrógenos y progesterona en los días previos a la menstruación se expresen de manera diferente al de otras mujeres.

Para llegar a esta conclusión, los expertos compararon los glóbulos blancos de mujeres que sufrían el SPM de manera severa frente a los de mujeres que nunca lo habían padecido y dieron con un grupo de genes que se comportaban diferente ante el aumento de estrógeno: eran más activos de lo normal aquellos procedentes de mujeres con el trastorno. Además, los niveles de ciertas proteínas clave variaban de forma anómala, lo que induce a que no responden de manera adecuada a estos niveles de hormonas.

Ya en los años 90, el equipo de NIH había demostrado la relación que los síntomas de las mujeres antes del periodo tenían una base genética, y que se heredaban en un 56%, por lo que también hay factores externos que lo provocan, pero conocer una posible causa biológica avanza en gran escala la investigación. “Por primera vez tenemos evidencias de las anomalías en las células derivadas de mujeres con PMDD, y una plausible causa biológica de su comportamiento alterado ante la sensibilidad al estrógeno y la progesterona” explicó Peter Schmidt, coautor del estudio. Ahora, los expertos intentan usar las conexiones que hay entre las células utilizadas y las neuronas para encontrar una vía de explicación de cómo estas hormonas influyen en el funcionamiento del cerebro.

Continúa leyendo