Embarazos muy seguidos

¿Existe algún riesgo por tener dos bebés muy seguidos?

Es difícil de determinar. La mayoría de las mujeres dan a luz bebés sanos sin que les suponga un desgaste excesivo pero, aún así, deben ser conscientes de que pueden correr algún riesgo.

¿Existe algún riesgo por tener dos bebés muy seguidos?

 Se ha observado que hay mayores complicaciones en el embarazo y el parto si el intervalo entre una gestación y otra es muy largo (por encima de 5 años) y, sobre todo si es muy corto, es decir, por debajo de 6 meses. En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el tiempo óptimo entre un embarazo y otro está entre 2 y 5 años. Este consejo también va en consonancia con las recomendaciones de UNICEF, que considera importante la lactancia materna durante los dos primeros años de vida del bebé.

 

¿Y si la mujer es mayor de 35 años?

A partir de esta edad comienza a disminuir la fertilidad femenina, por lo que en estos casos se puede establecer como tiempo mínimo de espera, 12 meses. La disminución de posibilidades de quedarse embarazada, a medida que la mujer cumple años, prima sobre unas probables complicaciones.

 

¿Qué riesgos conlleva un embarazo temprano?

Los expertos han comprobado la aparición de mayores problemas durante el embarazo que pueden repercutir en el bebé: mayor incidencia de rotura prematura de membranas, parto prematuro, anomalías congénitas, retraso del crecimiento fetal… No se sabe si estas complicaciones pueden estar relacionadas con la disminución de nutrientes y vitaminas tras un embarazo reciente, las infecciones e inflamaciones que hayan podido producirse, la alteración del cuello del útero o la cicatrización incompleta en casos de cesárea anterior.

 

Entonces… ¿hay qué esperar más en caso de cesárea?

No hay datos concluyentes, pero la recomendación general –sobre todo si se quiere intentar un parto vaginal en la siguiente gestación– es esperar al menos de 18 a 24 meses para quedarse embarazada de nuevo. La posibilidad de rotura uterina durante el parto se incrementa dos o tres veces más antes de este tiempo.

 

¿Y en caso de parto prematuro?

Haber tenido un parto prematuro supone de por sí un mayor riesgo de que se repita en el segundo, porcentaje que aumenta si es muy seguido. Por esta razón, se recomienda esperar un mínimo de 12 meses para concebir de nuevo. Pero, en el resto de los casos, dos embarazos muy seguidos no implican en absoluto mayores problemas en el parto.

 

¿Después de un aborto?

Tras una pérdida, la mujer suele desear que el siguiente embarazo se produzca lo antes posible, pero debería esperar más de seis meses, si quiere que todo vaya bien. Aunque no hay estudios científicos que lo confirmen, la experiencia habla de incremento de problemas por debajo de medio año.

 

¿Se considera embarazo de riesgo si las gestaciones son muy seguidas?

No existe un protocolo específico de seguimiento del embarazo en estos casos, aunque la recomendación general pasa por una mayor atención a los riesgos adicionales que pueden presentarse (como la posibilidad de malformaciones congénitas), sobre todo si la mujer es mayor de 35 años. Por esta razón, se realizan mayores controles ecográficos y bioquímicos para comprobar que el feto está creciendo con normalidad. Además, los especialistas insisten más en la necesidad de que la madre tome ácido fólico y yodo, ya que puede haber perdido todas sus reservas en su embarazo anterior.

 

¿Eso significa más cuidados maternos?

Además de comenzar con la ingesta de ácido fólico lo antes posible, el médico puede recomendar a la mamá que tome suplementos de hierro desde el inicio de la gestación, ya que seguramente los niveles de este mineral en el organismo han quedado muy debilitados en el embarazo previo.

La recomendación de reposo o baja maternal temprana, dependerá de cada caso específico y del tipo de trabajo que desempeñe la mujer.

También es interesante un mayor cuidado del suelo pélvico, ya de por sí muy debilitado por el embarazo y parto anteriores y que no ha tenido tiempo de recuperarse. Para evitar problemas como la incontinencia urinaria o disfunciones sexuales, la mujer debe fortalecer los músculos situados en el periné y la pelvis (sobre todo si el parto ha sido vaginal y se ha usado fórceps o ventosas).

Los ginecólogos y matronas recomiendan practicar los Ejercicios de Kegel, que consisten en realizar contracciones regulares de la vagina y músculos de la zona rectal. De pie o sentada, la mamá debe intentar contraer la pelvis durante diez segundos y luego descansar otros tantos. Se puede aprovechar cualquier momento del día para realizar series de 25 repeticiones.

 

 

Asesor: Dr. José Luis Bartha, Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología en Hospital Universitario La Paz (Madrid).

 

 

X

Etiquetas: aborto, cesárea, embarazo, embarazo de riesgo, parto

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS