Hormonas y mujer

Aliviar los síntomas del síndrome premenstrual

Hasta un 75 por ciento de mujeres han sufrido en algún periodo de su vida el llamado síndrome premenstrual, un conjunto de síntomas físicos y psicológicos molestos que aparecen en la segunda mitad del ciclo, sobre todo los días más cercanos a la regla, y que desaparecen con la menstruación. ¿Sabes cómo reducir sus efectos?

Aliviar los síntomas del síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual es el resultado de múltiples factores: biológicos, psicológicos, sociales, culturales. A veces se trata de tan sólo un par de días con ligeros cambios de humor y alguna molestia física leve. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de mujeres pueden aparecer otros síntomas, durar más días y llegar a alterar la vida de quien lo padece. Se agudiza en épocas de estrés, de cambios hormonales, o cuando se está más cansada.

 

¿Cómo aliviar el síndrome premenstrual?

No existe un tratamiento que funcione igual para todas las mujeres; lo que le va bien a una puede no tener ningún efecto para calmar los mismos síntomas de otra mujer. Lo ideal es ir probando bajo control médico, para encontrar el remedio más acertado en cada caso, y empezar por pequeños cambios de hábitos en el estilo de vida y la alimentación:

  • Hacer deporte regularmente (al menos 20 minutos de ejercicio aeróbico tres días a la semana). Ayuda a reducir la retención de líquidos y mejora el humor, porque se segregan antidepresivos naturales en el cerebro.
  • Rebajar el nivel de estrés (reorganizar las actividades cotidianas, practicar alguna técnica de relajación, como yoga o meditación) y dormir lo suficiente.
  • Evitar el exceso de sal en las comidas y de azúcar, cafeína, alcohol y tabaco (todos ellos empeoran los síntomas).
  • Repartir las comidas en más tomas al día pero menos abundantes. Así se previenen las variaciones bruscas del nivel de azúcar en la sangre, lo que evita la ansiedad por los dulces y los atracones.
  • También es bueno aumentar el consumo de verduras y alimentos ricos en fibra, sustituir los dulces por frutas y tomar pasta o cereales integrales.
  • Llevar una dieta rica en vitaminas y minerales (se encuentran en cereales integrales, levadura de cerveza, frutos secos, legumbres, pescado…), o bien tomar suplementos de ácido fólico, vitaminas B6, C y E, magnesio, zinc y selenio, siempre bajo supervisión médica.
  • Consumir alimentos ricos en ácidos grasos esenciales (pescado azul, semillas crudas, etc.) para equilibrar los niveles de unas sustancias llamadas prostaglandinas.
  • Algunas mujeres notan mejoría reduciendo el consumo de productos lácteos.
  • Exponerse a luz natural durante dos horas al día.
  • Recurrir a la reflexoterapia (ciertos masajes en los pies) y a otras terapias naturales.

A veces es necesario tomar un fármaco

En algunos casos el médico puede aconsejar algún medicamento, bien porque los síntomas son muy intensos o porque angustian a la mujer.

  • La progesterona ayuda a regular el equilibrio con los estrógenos y a prevenir la hinchazón con las molestias que esta ocasiona, y, además, tiene un ligero efecto sedante.
  • Las píldoras anticonceptivas anulan los cambios cíclicos, al impedir la ovulación, y son un buen recurso cuando se utilizan de paso como método anticonceptivo, o cuando los síntomas son intensos.
  • Los diuréticos pueden aliviar algunos casos extremos de retención de líquidos, así como los antiinflamatorios, que anulan el efecto de algunas prostaglandinas y alivian diversos dolores.
  • Se ha comprobado que los antidepresivos que influyen sobre los niveles de serotonina mejoran los casos severos, aunque no exista depresión.
  • Determinadas plantas medicinales pueden ayudar, ya sea para modificar los niveles hormonales o para aliviar los síntomas.
  • Por último, algunas mujeres pueden beneficiarse de unas cuantas sesiones de psicoterapia, ya que los problemas ocultos o no resueltos pueden hacer que los síntomas sean más severos. En algunos casos, son la causa que más influye, pues los conflictos pueden producir desequilibrios en distintas hormonas y sustancias del cuerpo.

Pilar de la Cueva es ginecóloga.

Etiquetas: ciclo menstrual

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS