Buscando un embarazo

Cómo interpretar la temperatura basal

El método de la temperatura basal es empleado por muchas mujeres que quieren quedarse embarazadas, ya que permite conocer el momento de la ovulación.

Temperatura basal

La temperatura basal se usa para saber si una mujer ovula y en qué momento. En la ovulación, se rompe un folículo y de él sale un ovocito hacia la trompa, el lugar donde se produce la fecundación. En cada ciclo solo hay una ovulación en torno al día 14 y dura unos minutos.

Tras la ovulación, ese folículo que liberó un ovocito produce hormonas y se vuelve amarillo, por eso se le llama cuerpo lúteo (en latín luteus significa amarillo). Una de esas hormonas, la progesterona, es la culpable de que la temperatura basal aumente unas décimas.

Si la mujer se queda embarazada, el cuerpo lúteo se mantiene activo durante varios meses, pero si no se queda embarazada, el cuerpo lúteo se reduce hasta atrofiarse, entonces deja de generar hormonas, la temperatura basal baja y la mujer tiene la regla al poco tiempo.

Es decir, la temperatura sube el día de la ovulación y se mantiene elevada en la segunda mitad del ciclo. Si no se produjo el embarazo, al final baja de repente.

Si detectas una elevación térmica un día, eso significa que has tenido la ovulación. Y si la temperatura basal baja de repente, eso significa que no estás embarazada.

También te puede interesar:
Cómo interpretar la temperatura basal

Tras la ovulación, ese folículo que liberó un ovocito produce hormonas y se vuelve amarillo, por eso se le llama cuerpo lúteo (en latín luteus significa amarillo). Una de esas hormonas, la progesterona, es la culpable de que la temperatura basal aumente unas décimas.

Si la mujer se queda embarazada, el cuerpo lúteo se mantiene activo durante varios meses, pero si no se queda embarazada, el cuerpo lúteo se reduce hasta atrofiarse, entonces deja de generar hormonas, la temperatura basal baja y la mujer tiene la regla al poco tiempo.

Es decir, la temperatura sube el día de la ovulación y se mantiene elevada en la segunda mitad del ciclo. Si no se produjo el embarazo, al final baja de repente.

Si detectas una elevación térmica un día, eso significa que has tenido la ovulación. Y si la temperatura basal baja de repente, eso significa que no estás embarazada.

Aunque puede ser un método perfecto para buscar un embarazo, al igual que muchos otros, no es fiable al cien por cien. A diferencia de otros, además, requiere bastante constancia y disciplina. La mujer tiene que ponerse el termómetro cada mañana y, además, controlar los cambios tanto de temperatura como del flujo vaginal a lo largo de todo el ciclo menstrual y apuntar toda la información.

¿Qué es exactamente la temperatura basal?

La temperatura basal es aquella que tiene el cuerpo totalmente en reposo, es decir, nada más levantarse. En el caso de la mujer, la temperatura basal pasa por ciclos, debido a la ovulación: al inicio del ciclo está más baja y aumenta cuando comienza el periodo infértil de la mujer.

Este aumento de la temperatura durante la ovulación se produce por la hormona progesterona, la cual es responsable de aumentar la temperatura del cuerpo entre 0,2 y 0,5 grados al inicio de la etapa.

CONTINÚA LEYENDO