Especialista en fertilidad

Cuándo acudir a la consulta del especialista en fertilidad

Cuando el embarazo no llega, o se han producido algunos abortos espontáneos, es normal que surjan dudas acerca de cuál es el momento más oportuno para acudir, por primera vez, a la consulta de un especialista en fertilidad. Te resolvemos la duda teniendo en cuenta algunos factores básicos.

Cuándo acudir a la consulta del especialista en fertilidad
Foto: Istock

La decisión de acudir a la consulta de un especialista en fertilidad puede no ser fácil, especialmente cuando han pasado meses desde el primer momento en que la pareja decidió dar el paso de ser padres de forma natural y, sin embargo, el embarazo no termina de llegar.

La decisión puede ser aún más complicada cuando, además, se ha producido algún aborto espontáneo y, meses después tras la recuperación, la concepción no vuelve a producirse.

Sea como fuere, es cierto que la decisión de consultar a un especialista en fertilidad es un paso importante para cualquier persona que esté tratando de concebir. Y puede, además, venir acompañada de una combinación poderosa tanto de esperanza como de ansiedad.

Con suerte, la consulta brindará respuestas a muchas de las dudas y preguntas que se han ido acumulando desde el primer intento de conseguir el embarazo. Pero, aunque es normal sentirse nervioso/a por hablar por primera vez de fertilidad con el especialista, es conveniente saber cuándo sería el momento más oportuno de acudir a su consulta.

Aunque la respuesta pasa por algunos factores como la edad y el tiempo en el que se ha estado intentando concebir el embarazo, son varias las circunstancias que pueden hacer que la consulta de fertilidad se adelante o se retrase.

Y es que, aunque se tiende a pensar que conseguir el embarazo es fácil, la realidad es bien diferente. De hecho, las estadísticas dicen absolutamente lo contrario: se calcula que las probabilidades de que una mujer quede embarazada son de entre el 15 al 25 por ciento en cualquier mes en particular.

Sin embargo, existen algunas cosas que pueden afectar a las probabilidades de quedar embarazada. Y es aquí donde nos encontramos con algunos elementos aproximativos que pueden ser útiles para descubrir cuándo sería el momento exacto de dar el paso y acudir a la consulta del especialista.

¿Cuándo es el mejor momento para acudir a la consulta de un especialista en fertilidad?

La mayoría de especialistas coinciden en señalar que es aconsejable acudir a la consulta de un especialista de fertilidad cuando se ha estado tratando de concebir durante más de un año sin lograr el embarazo, lo que significa que, después de un año de mantener relaciones sexuales frecuentes sin protección, la concepción y el propio embarazo en sí no se ha producido.

No obstante, en caso de que la mujer tenga 35 años de edad o más, el tiempo tras el cual se recomienda asistir a un especialista en fertilidad en caso de no haber conseguido el embarazo se reduce a 6 meses.

Cuándo visitar al especialista en fertilidad
Foto: Istock

Esta reducción se debe principalmente a que, después de cumplir los 30 años de edad, las posibilidades de concebir en un mes determinado tienden a disminuir. Y, además, disminuyen a medida que se envejece, por lo que, a la edad de 40 años, las probabilidades se han reducido drásticamente.

De esta manera, el profesional determinará la posible causa que esté impidiendo conseguir el embarazo (si la hubiere), estableciendo, en caso de ser preciso, el tratamiento médico más adecuado.

¿Cómo prepararse para la primera cita?

Para aprovechar al máximo la primera cita, es conveniente empezar a preparar la consulta durante los días o semanas previos a la visita. Esto ayudará a no dejarnos ninguna duda sin resolver, sobre todo cuando los nervios pueden terminar jugándonos una mala pasada.

Por tanto, es conveniente organizar nuestros registros y análisis médicos, y enviarlos a la clínica de fertilidad con antelación en caso de ser necesario. 

También es recomendable que, antes de la visita, anotemos cualquier historial familiar de importancia o médico que no se encuentre en nuestros registros médicos. Además, en el caso de la mujer, es normal que el especialista quiera saber algunos detalles importantes, como:

  • A qué edad se tuvo el primer período menstrual.
  • Con qué frecuencia se mantienen relaciones sexuales sin protección.
  • Qué métodos para detectar la ovulación se han utilizado (si se han usado, como la temperatura corporal basal).
  • Si ya se han realizado pruebas o tratamientos de fertilidad con anterioridad.

Como vemos, cualquier información que podamos proporcionar al especialista será de muchísima utilidad. Además, es recomendable apuntar todas las dudas que hayan podido surgir a lo largo del tiempo, y consultarlas al profesional en la consulta.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo