Ovulación y fecundación

El flujo vaginal cambia cuando ovulas

3 minutos

Es una secreción de la vagina y la vulva que protege el aparato genital de infecciones. Se trata de una sustancia espesa y de color blanquecino. Cambia con la ovulación, por lo tanto es un buen indicador del mejor momento para buscar un embarazo.

El flujo cambia con la ovulación

Reconocer el momento de la ovulación es interesante para  conocer las fechas óptimas en las que conseguir el embarazo.

El moco cervical es un líquido que segrega el cuello del útero para ayudar a los espermatozoides en su avance hacia el útero y las trompas. Durante los días cercanos a la ovulación el flujo vaginal aumenta y es más transparente y elástico, de forma que entre dos dedos forme un hijo elástico.

En el embarazo también aumenta

  • Aunque la cantidad de flujo vaginal varía de una mujer a otra, lo normal es que aumente durante la gestación por influencia de las hormonas.
  • Además, en el embarazo, este fluido forma el llamado tapón mucoso, una barrera que bloquea el cuello uterino y protege al feto de posibles infecciones.
  • Habitualmente, este tapón se expulsa unos días o unas horas antes del parto.

¿Se puede infectar?

Si el flujo vaginal huele, produce dolor, picor o sensación de ardor, o tiene color amarillento o verdoso, la mujer debe consultar inmediatamente con el ginecólogo, porque estos cambios podrían deberse al indicio de una infección o a un desequilibrio de la flora vaginal normal.

Cómo prevenir infecciones

Los cambios en el olor o color del flujo vaginal, sentir picor o ardor, hinchazón en la zona, irritación o dolor al orinar o al tener relaciones sexuales, son síntomas que nos pueden alertar de una posible infección. Claves para mantener a raya las infecciones este verano y evitar su aparición:

  • Para prevenir las infecciones se recomienda usar a diario ropa interior de algodón transpirable.
  • Además, hay que tener la precaución de limpiar la zona genital de delante hacia atrás, así se evita la entrada de restos fecales en la vagina. 

  • Para la higiene diaria se usarán jabones o geles de pH neutro; están contraindicadas las irrigaciones vaginales. 

  • Después de lavarse, siempre hay que secarse muy bien.

  • A ser posible, se prescindirá de salvaslips y, si son necesarios, se utilizarán solo los que transpiren.
  • Mantener una higiene adecuada. La zona genital debe permanecer limpia y seca, sin excedernos. Se desaconsejan las duchas vaginales ya que pueden eliminar las bacterias beneficiosas que actuan como barrera ante las infecciones.
  • Tras un día de playa o piscina es muy importante darse una buena ducha para eliminar posibles agentes infecciosos, especialmente si hay restos de arena.
  • Utilizar jabones específicos para la higiene íntima con un pH neutro y sin parabenos.  
  • No pasar mucho tiempo con el bañador o bikini húmedo y cambiarlo por uno seco en cuanto sea posible.
  • Cambiar los tapones y compresas con frecuencia. Con el calor puede aumentar la humedad en la zona y así evitamos la proliferación de bacterias.
  • No utilizar prendas apretadas. Los shorts, jeans estrechos o bikinis muy ajustados pueden ejercer mucha presión sobre la zona favoreciendo la acumulación de calor y humedad.
  • No es aconsejable la depilación total, que puede favorecer la aparición de infecciones, según los expertos, ya que causa microheridas que pueden afectar a la flora.
  • Ante los primeros síntomas de alguna alteración en la flora vaginal consulta a tu ginecologo para que te indique el tratamiento más adecuado.

Etiquetas: calculadora ovulación exacta, ciclo menstrual

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS