Reproducción Asistida

Fecundación in Vitro (FIV): Las tasas de éxito han mejorado en los últimos 10 años

La fecundación in vitro es un procedimiento de reproducción asistida que se convierte en una alternativa importante para las parejas que tienen dificultades para quedar embarazadas. Según un nuevo estudio, las tasas de éxito de este procedimiento habrían mejorado en la última década.

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida cuyo objetivo es la recolección de óvulos directamente de los ovarios de una mujer, y fecundarlos con semen en el laboratorio.

Se trata de un proceso que comprende desde la fecundación en sí hasta el desarrollo de los embriones, los cuales son cultivados en un medio de cultivo, y en el interior de una incubadora, a 37 ºC durante 5 días, hasta que, finalmente, son transferidos al útero materno. Eso sí, consiste en la técnica de reproducción asistida más compleja.

Según una nueva investigación llevada a cabo en Australia y Nueva Zelanda, la tasa de nacidos vivos para los ciclos de FIV habría aumentado en los últimos 10 años, tanto para las mujeres jóvenes como para las mayores. 

Según este estudio, que conoceremos en detalle a continuación, solo en 2019, el año más reciente para el que hay datos disponibles, hubo 16.310 bebés nacidos a través de un tratamiento de fecundación in vitro realizado en ambos países. 

Unos datos que provendrían del informe de la Base de datos de reproducción asistida de Australia y Nueva Zelanda (ANZARD), financiado por la Sociedad de Fertilidad de Australia y Nueva Zelanda (FSANZ), y que contiene datos de las 95 clínicas de FIV que operan en estos dos países. 

¿Qué nos dice la investigación?

Investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur encontraron que la tasa de nacidos vivos por ciclo de FIV iniciado en mujeres que utilizaban sus propios óvulos había aumentado en un 18% en general, aunque la mejoría fue mayor en los grupos de mayor edad.

De hecho, en mujeres con edades comprendidas entre los 35 y los 39 años de edad, la tasa de nacidos vivos por ciclo aumentó del 19% al 23%. En los grupos de edad de 40 a 44 años, la tasa de nacidos vivos fue del 10%. Aunque es cierto que esta cifra es menor que en el anterior grupo, se trata, en realidad, de un aumento del 27% en los últimos 10 años.

Éxito en los tratamientos de FIV
Foto: Istock

Si bien no todos los ciclos de FIV alcanzan la etapa de transferencia de embriones, aquellos que sí lo hacen también muestran una mejora significativa en comparación con los años anteriores. En el año 2010, por ejemplo, la tasa global de nacidos vivos por transferencia de embriones fue del 22%, mientras que, 9 años después, en 2019, había alcanzado el 28%.

Los investigadores indican que las tasas de éxito mejoradas se deberían a muchos factores, no solo en lo que respecta al tratamiento general de las parejas con infertilidad (como la mejora de las capacidades de diagnóstico o las intervenciones en el estilo de vida), sino también los avances en las diferentes técnicas de laboratorio.

En otros casos, las mejoras también se deberían a la cirugía que se lleva a cabo antes de la FIV, y que puede ser de mucha utilidad a la hora de aumentar las probabilidades de éxito.

¿En qué consiste la FIV?

Como explicábamos anteriormente, durante la fecundación in vitro el óvulo es combinado con espermatozoides fuera del cuerpo de la mujer. Consiste en un tipo de tecnología de reproducción asistida (ART), un término general para los tratamientos que manipulan el óvulo o el esperma con la finalidad de aumentar las posibilidades de embarazo.

Es una opción interesante para las mujeres que tienen las trompas de Falopio bloqueadas. O para parejas en las que el hombre presenta un recuento de espermatozoides moderado o muy bajo

También puede ser útil en caso de parejas con infertilidad inexplicable (es decir, en la que no se ha encontrado una causa real), síndrome de ovario poliquístico severo y endometriosis.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo