Ovulación

Formas naturales de detectar la ovulación en casa

Aunque existen test de ovulación que pueden ser de ayuda a la hora de conocer cuándo serían los días más fértiles del ciclo menstrual, también existen otras formas, más naturales, para descubrirlos.

La ovulación se convierte en la clave del embarazo. Consiste, básicamente, en el proceso de liberar un óvulo desde las Trompas de Falopio hacia el útero, donde tiende a “esperar” pacientemente hasta la posible llegada del espermatozoide.

Pero existe un problema: todo el proceso de la ovulación es, en realidad, de corta duración, y requiere o necesita de un mecanismo de tiempo tan exacto que puede ser enormemente fácil pasarlo por alto. Aún cuando la mujer esté pendiente de los síntomas relacionados con la ovulación, puesto que, en ocasiones, suele ser difícil identificarlos. 

Esta se convierte, por tanto, en una de las razones principales por las que aprender a detectar la ovulación es, simplemente, tan fundamental.

¿Qué es exactamente la ovulación? ¿En qué consiste?

La ovulación básicamente consiste en la liberación de un óvulo de uno de los dos ovarios de la mujer. Una vez ocurre esto, el óvulo viaja por la trompa de Falopio, donde puede producirse la fecundación por parte de un espermatozoide.

En lo que a conseguir el embarazo se refiere, es evidente que el primer paso es asegurarse de que el óvulo y el espermatozoide se encuentran. Y aunque en un primer momento pueda parecer enormemente sencillo y fácil, la realidad es bien diferente: puede ser muy complicado.

El cuerpo libera generalmente un óvulo cada mes, mediante un proceso conocido bajo el nombre de ovulación. Una vez el óvulo es liberado, es necesario que sea fecundado poco después. Por tanto, a la hora de aumentar las posibilidades, es imprescindible saber cuándo se está ovulando.

De hecho, ¿sabías que, en realidad, la ovulación dura generalmente un día? Por este motivo es común que conseguir el embarazo tienda a no ser originalmente tan fácil como podríamos pensar en un primer momento.

Por otro lado, la ovulación suele ocurrir en la mitad del ciclo menstrual, aproximadamente dos semanas antes de la llegada del período menstrual. Pero el momento en el que verdaderamente ocurre puede variar de una mujer a otra, e incluso puede variar mes a mes.

Por tanto, si deseas conseguir el embarazo, lo más común es que quieras hacer un seguimiento que pueda indicarte cuándo podrías estar ovulando. Saberlo puede ser muy útil, dado que se podría identificar el momento en el que la mujer es más fértil, aumentando las posibilidades de quedar embarazada si la relación íntima se practica alrededor del momento de la ovulación.

Así, de acuerdo a los especialistas, una pareja tendrá más probabilidades de concebir si tienen relaciones sexuales uno o dos días antes de la ovulación, y también el mismo día de ovulación.

Cómo detectar la ovulación naturalmente en casa

Presta atención a los cambios corporales

Los niveles de hormonas tienden a cambiar a lo largo del ciclo menstrual. Durante la primera mitad, los ovarios producen la hormona estrógeno. Cuando sus niveles aumentan lo suficiente, el ovario libera un óvulo. A partir de ese momento el cuerpo comienza a producir progesterona, otra hormona que hace que la temperatura del cuerpo aumente ligeramente.

Controlar la temperatura basal todos los días antes de levantarse de la cama puede ser útil para encontrar un patrón, que tiende a mostrarse cuando se ovula.

Por otro lado, las hormonas también son capaces de cambiar la textura del moco cervical, un líquido pegajoso que proviene del cuello uterino, la parte inferior del útero. Así, a medida que el cuerpo se prepara para la ovulación, éste se siente más elástico y resbaladizo, adquiriendo una textura similar a la clara de huevo cruda.

También es posible sentir algunos síntomas, aunque muchas mujeres tienden a no tenerlos. Se puede notar un ligero dolor en el costado, el cual suele surgir a mitad del ciclo menstrual.

Mirar (y marcar) el calendario

Los médicos coinciden en señalar que, lo mejor, es tener relaciones sexuales al menos cada dos días, sobre todo durante los 5 días anteriores al momento de la ovulación. Es lo que se conoce como “ventana fértil”. Y si tenemos en cuenta que los espermatozoides son capaces de sobrevivir unos días en el interior del cuerpo de la mujer, es útil mantenerlos ahí mientras se espera por la llegada del óvulo.

Si el ciclo menstrual dura 28 días, y el período suele ser bastante regular, es posible que la ovulación se produzca el día 14. Esta sería la mitad del ciclo. Lo que significa que la ‘ventana fértil’ comenzaría el día 10. Por tanto, es más probable conseguir el embarazo si se mantienen relaciones síntomas al menos cada dos días entre los días 10 y 14.

Utilizar un test de ovulación

Los test de ovulación son pruebas que podemos comprar fácilmente en farmacias, y que pueden proporcionar una idea mucho más precisa acerca de cuándo esperar la llegada de la ‘ventana fértil’. ¿Lo ideal? Examinar la orina con el fin de medir los niveles hormonales de la hormona luteinizante (LH), la cual aumenta en las 24 a 36 horas antes de la ovulación.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo