¿Qué hay que tener en cuenta?

Ser madre después de los 40: todo lo que debes saber

La maternidad es siempre una experiencia inolvidable y cada vez se puede retrasar más gracias a los avances científicos, pero esto supone también tomar algunos riesgos que se deben conocer.

Embarazada (Foto: iStock)
Embarazada (Foto: iStock)

Si tienes más de 30 años y no eres madre, tus oídos estarán hartos de escuchar aquello de que tu edad fértil ha entrado en la fase en la que se deteriora por momentos, ¿verdad? Esto, según la ciencia, es tan cierto como que la gente es muy pesada e indiscreta por tratar este tema casi siempre de la manera equivocada. Pero también es cierto que las cosas han cambiado, y las estadísticas así lo demuestran: en España parieron más mujeres de 40 años que de cualquier otra edad desde los 27 hacia abajo en el 2019 según el INE.

Ser madre a los 40 o más allá, por lo tanto, ya no es algo que se pueda considerar rareza, y por ende poca sorpresa puede causar que alguien decida serlo a partir de dicha edad. Desde luego, si bien no es lo recomendable desde el punto de vista médico porque es cierto que existen mayores riesgos a priori, los números muestran que cada vez llegan a buen puerto más embarazos de mujeres mayores de 40 años. 

Además, su nivel de madurez suele ser muy superior a las mujeres más jóvenes, así que en ese sentido está mucho más preparada a nivel mental para disfrutar de todo lo bonito que tiene la maternidad y también para sobrellevar mejor la parte dura de esta experiencia. Por contra, muchos creen que la exigencia física que requiere la crianza de un bebé pasa más factura a estas edades. Como todo en la vida, dependerá para quién porque la actitud es un factor decisivo que no entiende de edades. 

Eso sí, no se puede obviar que a nivel físico y de cómo es el transcurso del embarazo sí que existen algunas peculiaridades que conviene conocer cuando se va a ser mamá más allá de los 40. 

Incremento en la tasa de abortos

La edad influye en la calidad de los óvulos y esto implica que puedan aparecer más alteraciones cromosómicas y más abortos, cuya tasa es notablemente superior a la media en las mujeres jóvenes.

Más probabilidad de desarrollar patologías

Otra consecuencia es que la gestante tiene más riesgos de desarrollar enfermedades como hipertensión o diabetes porque el organismo tolera peor los cambios que se producen con el embarazo y la sobrecarga de exigencia que este supone.

Riesgo de partos prematuros

Esta tasa media también aumenta en las mujeres embarazadas de 40 o más años con respecto a las de edades más jóvenes. Del mismo modo, son también más habituales los partos instrumentales y las cesáreas.

Aumentan los embarazos múltiples

A consecuencia del aumento de tratamientos de fertilidad en las mujeres de esta edad son más habituales los partos múltiples, que a la vez son siempre embarazos y partos más complicados.

Diferencia generacional mayor

Esto más que un riesgo es una obviedad porque el salto generacional es mayor cuanto más tarde se experimente la maternidad. Pero esto no es algo definitivo porque, como decíamos antes, la actitud también importa a la hora de limitar los aspectos negativos de este tipo de factores. 

Todos los embarazos a partir de los 40 años son considerados de riesgo

Esto implica mayor riesgo para la salud de la madre y la gestante y por eso se llevan muchas más precauciones. Se aconseja reposo antes, se hacen más pruebas y revisiones y aumentan también las recomendaciones para la madre durante lo que dura el embarazo.

A todo esto hay que sumar dos detalles más de índole mental. Una de ellos que afecta a algunos peques, ya que algunos psicólogos alertan de que tener padres mayores puede suponer un motivo de frustración para ellos al compararse con compañeros y amigos, de ahí que la comunicación sea muy importante para poder detectarlo en caso de que algo así ocurra. Y el otro factor es que de no consumarse el embarazo, algo más habitual de los 40 en adelante, el nivel de sufrimiento para la mujer que lo desea suele ser alto, por lo menos en comparación con aquellas mujeres jóvenes que tampoco lo consiguen. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo