Quedarse embarazada

Si estás buscando un embarazo, no descuides tu dieta

Los expertos advierten de la importancia, tanto en hombres como en mujeres, de llevar una alimentación equilibrada cuando se quiere tener un bebé.

dieta

Aunque una buena alimentación es fundamental para la salud reproductiva, solamente el 30% de las mujeres en edad reproductiva consume las cinco piezas de fruta y verdura recomendadas, según revela el estudio “Conocimiento y hábitos de la fertilidad en las mujeres”, realizado por la clínica de reproducción asistida Ginefiv.

El estudio revela que una de cada cinco mujeres no cuida su peso de forma habitual, a pesar de que se sabe que hasta un 12% de la infertilidad primaria es consecuencia de las alteraciones de peso. Los expertos recuerdan la importancia de alimentación para evitar los problemas de fertilidad: “El actual estilo de vida hace que dejemos a un lado productos tan fundamentales como las frutas y verduras, que incorporan componentes importantes para cuidar la fertilidad. Por ejemplo, una deficiencia de vitamina C en la dieta del hombre puede contribuir en la fertilidad espermática reducida, así como la ingesta insuficiente de ácido fólico se asocia a una mayor posibilidad de aborto espontáneo en las mujeres”, explica la Dra. Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de Ginefiv.

Consecuencias del aumento de peso sobre la fertilidad

Un cambio drástico en el peso, ya sea por aumento o por pérdida, puede ser un componente que cause infertilidad. Por eso, es vital controlarlo si se desea lograr el embarazo.

En este sentido, la obesidad hace que la gestación por reproducción asistida disminuya en un 33% en las mujeres obesas, y un 50% en las muy obesas. Y es que éstas necesitan unas dosis mayores de gonadotropinas, una estimulación ovárica más larga y, además, presentan un mayor riesgo de aborto.

Pero el exceso de peso también tiene consecuencias para el hombre: puede causar disfunción eréctil y una disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales. De hecho, se estima que diez kilos de más en el hombre aumentan en un 10% sus problemas de infertilidad.

“La grasa corporal ejerce un efecto en la producción de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) que es esencial tanto para la ovulación regular en las mujeres, como en la producción espermática en los hombres. Específicamente, la GnRH activa la secreción de la hormona luteinizante (LH) y de la hormona folículo estimulante (FSH), ambas esenciales para el desarrollo de óvulos y espermatozoides”, explica la Dra. Verdú.

¿Cómo debe ser la alimentación?

Por tanto, aquellas personas que están buscando el embarazo deben controlar su peso y mantener una alimentación saludable. Por ello, se aconseja incluir en la dieta alimentos ricos en fibra y reducir la cantidad de carbohidratos refinados, azúcares y grasas. Al mismo tiempo, las frutas y las verduras no sólo contienen vitaminas y minerales; también tienen micronutrientes que permiten eliminar los radicales libres, moléculas nocivas para nuestro organismo que pueden llegar a provocar daños en los óvulos, los espermatozoides y los órganos reproductivos.

Asimismo, es importante introducir productos que contengan calcio y ácido fólico, éste último presente en lentejas, espárragos o brócoli, entre otros. Se ha comprobado que el consumo de 400 microgramos de ácido fólico diarios permite reducir el riesgo de aborto espontáneo, así como el calcio es esencial para la salud de la madre y del feto, y ayuda a mejorar la fertilidad masculina.

Por otra parte, la vitamina D es fundamental para el metabolismo óseo y el equilibrio del calcio y fósforo. Además, la carencia de ésta puede aumentar los abortos en las primeras semanas de embarazo y aparecer complicaciones durante la gestación. Según investigaciones recientes, esta sustancia mejora las condiciones del endometrio para que el embrión tenga más posibilidades de implantación. Este elemento vitamínico se puede obtener a través de sustancias como la leche, el huevo o los pescados azules, por lo que se recomienda incorporarlos en los hábitos nutritivos.

Finalmente, se debe evitar el consumo de cafeína y alcohol. El exceso de cafeína puede reducir el número de ovocitos reclutados y de embriones de buena calidad. De igual manera, la ingesta elevada de alcohol incide en la calidad del esperma de los hombres, y provoca ciclos menstruales irregulares y períodos anovulatorios en el caso de las mujeres.

Fuente: Ginefiv

Etiquetas: fertilidad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS