Ser Padres

Pulpitos reversibles: un juguete viral que nos ayuda en educar en emociones

Los pulpitos reversibles de peluche se han convertido en una de las grandes obsesiones de las redes sociales: hasta grandes plataformas de venta están retrasando exponencialmente sus entregas debido al volumen de pedidos. Pero, ¿cómo puede ayudarnos en la educación emocional de nuestros peques?

Aunque se trate de un mero muñeco de peluche, los pulpitos reversibles se han convertido en una de las últimas obsesiones de usuarios en Twitter, Instagram, TikTok e, incluso, WhatsApp. Y los principales interesados en ellos no son los niños, si no personas adultas que ven en el peluche un objeto de ternura, inocencia y anti estrés.
Y es que hablamos de unos pequeños seres diminutos de peluche que se han encargado de hacer delicias de todo el mundo por su forma y por el trasfondo que llevan detrás. Se trata de unos pulpos de peluche que, por un lado tienen una cara sonriente, mientras que, si les damos la vuelta como si se tratarse de una chaqueta reversible, nos encontraremos con un pulpo de otro color que muestra una cara enfadada. Por tanto, podríamos considerar que estos juguetes son perfectos para hablar de emociones con nuestros peques.

¿Trasfondo terapéutico?

Fueron creados por la empresa TeeTurtle pero, aunque nadie cercano a ella se ha posicionado sobre el tema, ya son muchos los usuarios y los medios de comunicación que se lanzan a afirmar que estamos ante unos muñecos que fueron fabricados como herramienta terapéutica para niños con trastornos como el autismo o el TDAH. Y es que, recordemos que son muchos los niños con trastornos de este tipo a los que los cuesta relacionarse, comunicarse con los demás y, por supuesto, expresar sus emociones hacia el exterior.
Sin embargo, a través de estos simpáticos personajes podrían hacerlo de una forma muy sencilla: enseñando a su entorno la cara simpática, en caso de estar felices y contentos, o cambiando a la cara enfadada en caso de que algo les haya molestado.

Una estupenda herramienta de educación emocional

Además de consolidarse como un arma terapéutica para niños con diferentes trastornos, estos peluches pueden ayudar a todas las familias a trabajar las primeras emociones de los peques.
No hace falta ser ningún experto en el tema para darse cuenta que son un juguete perfecto para enseñar las emociones primarias de la alegría y el enfado o la ira a niños de dos-tres años que están experimentando ese autoconocimiento.
Incluso, yendo un paso más allá, podemos utilizarlo de igual manera que ya se usa en muchas aulas el Monstruo de los Colores: preguntaremos a nuestro hijo cómo está hoy y, en función del color que nos diga, obtendremos la respuesta.
Imaginemos que tenemos un pulpo rosa si está contento y azul si está enfadado. Nuestro hijo podrá decir que está azul si está experimentando un episodio de rabia o que está rosa si se encuentra feliz y tranquilo.
Una actividad muy sencilla con la que podemos afianzar lazos con nuestros hijos, mejorar nuestra comunicación con ellos, mejorar su autonomía y, además, fortalecer su autoestima.

¿Dónde se pueden conseguir?

Como decíamos anteriormente, fue la empresa TeeTurtle la primera en poner a la venta estos pulpitos, aunque ya son muchas las plataformas de venta online que disponen de ellos en un montón de tonalidades y tamaños diferentes. En Amazon, por ejemplo, podemos encontrarlos desde cuatro euros aunque, eso sí, prepárate para esperar porque los muñecos tienen lista de espera.
Además, en la web de TeeTurtle puedes encontrar otras versiones como osos panda, fantasmas o unicornios.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking