Mujer y madre

10 trucos para superar el agobio de las primeras semanas con el bebé

La etapa más dura es corta, pero aún así conviene buscar ayuda con el niño mayor (si lo tiene), relegar en otro, principalmente en el padre, las tareas de la casa y pensar en una misma dándose algunos momentos para sus cuidados y descanso.

Nadie dijo que tener un hijo fuera un camino de color de rosas, pero tampoco es tan duro como puede parecer al principios, cuando tras el alta hospitalaria se llega a casa con el recién nacido. Hay que darle y darnos un poquito de tiempo para adaptarnos a la nueva realidad y encontrar el equilibrio ideal para la nueva recién familia. Obviamente cada pareja es un mundo y cada bebé un universo, pero conviene mantener la calma y tener en cuenta una serie de cosas para que los primeros días con el bebé sean lo más cómodos y prácticos posibles. 

Aquí os resumimos algunas recomendaciones a tener en cuenta:

1. Establecer prioridades. Cuando hay niños en casa siempre queda algo por hacer. Hay que mentalizarse de que durante unas semanas la vida puede ser un completo caos porque el bebé no tiene un ritmo establecido. No hay prisa por volver a la vida normal.

2. Relegar las tareas domésticas a un segundo plano y dar un margen de confianza a la pareja si lo hace despacio o mal. Si la mujer le critica o se empeña en hacerlo ella misma para terminar antes se les quitan las ganas de colaborar.

3. Alimentarse bien y beber líquido en abundancia durante el periodo de lactancia. Una dieta equilibrada rica en frutas, verduras, cereales y pescados ayuda a coger fuerzas y recuperarse antes.

4. Descansar lo suficiente y procurar dormir cuando lo haga el bebé.

5. Procurar mantener la calma y no perder los nervios, porque el bebé lo nota y se altera más. Es mejor delegar en otra persona antes de perder los estribos.

6. Limitar las visitas hasta que la madre esté recuperada del todo. Su intención es buena pero pueden resultar muy cansadas, especialmente cuando no son de confianza.  

7. Reservarse un tiempo propio, y emplear los ratos libres para relajarse y descansar. La madre tiende a dar tanto que se olvida de si misma pero es fundamental sentirse bien para hacer mejor las cosas.

8. Apuntarse a un grupo posparto donde se pueda ir con el bebé. Los centros de maternidad ayudan a la madre a ajustarse a las necesidades del recién nacido, al tiempo que comparten experiencias con otras mujeres en la misma situación. hay que pensar que la etapa más difícil dura poco tiempo y que la alegría compensa el cansancio. Además, la experiencia anterior puede ser de utilidad para los momentos difíciles con el bebé.

9. Hablar de los sentimientos. Si se guardan al final explotan y pueden afectar a la relación de pareja. Desahogarse es primordial.

10. Invitar a los amigos a casa para pasar un rato agradable, y recordar que ser papás no significa estar todo el día enclaustrados en casa. El aire libre despeja la mente. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo