Bebé

Cómo sobrevivir a gemelos

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre trae felicidad, cambios y el inevitable cansancio de los primeros días. Pero... ¿qué ocurre cuando vienen dos? ¿Es muy diferente a tener solo uno?

También te puede interesar: 6 mitos sobre gemelos
Cómo sobrevivir a gemelos

Es verdad que los comienzos en casa congemelos o mellizos son duros. Los padres están cansados y a veces desbordados. Y el cansacio y la falta de sueño hacen que tendamos a ver las cosas de color negro y que hagamos un mundo de los pequeños retos diarios: cambiar pañales a dos manos, llantos por partida doble, ritmos desiguales...

Por eso, y en contra de lo que esperábamos, a veces los sentimientos de felicidad y plenitud no aparecen hasta pasadas semanas. No pasa nada. Sentirse agobiados e incluso algo decepcionados no significa que no queramos muchísimo a nuestros dos bebés, simplemente quiere decir que estamos aprendiendo a ser padres  a marchas forzadas y por partida doble.

  • El papel del padre es fundamental. En estos primeros días el papel del padre es fundamental. Se tiene que entregar al cien por cien a los bebés, a la mamá y a las cosas de la casa (no está de más que haya una tercera mano que ayude). Él –y todos los familiares– han de tener muy presente que la madre se está recuperando de un parto cansado, que tendrá puntos que curar, cansancio acumulado y que su cuerpo está experimentando todavía muchos cambios estructurales y hormonales importantes para volver a la normalidad.
  • Sobre todo si los niños nacen con bajo peso, hay que respetar sus ritmos y necesidades. Cuando sean algo mayores, podremos intentar establecer unas rutinas que nos satisfagan a todos. De hecho, si conseguimos que los tiempos de los bebés se igualen y nosotros nos hemos hecho con la situación (y esto ocurre pasadas unas semanas), todo comienza a ser diferente: les entra el sueño más o menos al mismo tiempo, pueden mamar a la vez, sabemos cómo se calma cada uno cuando llora, qué les entretiene...

Y lo que antes eran agobios por partida doble, ahora es alegría y gratificaciones, también por partida doble: dobles sonrisas, dobles gorgoritos y dobles pedorretas.

Trucos útiles

Cada madre irá descubriendo métodos para cuidar a sus bebés a medida que vayan surgiendo los problemas. Pero no está de más conocer algunos trucos que ya emplean otras mamás que nos pueden ayudar, y mucho, en la difícil tarea de cuidar a dos niños al mismo tiempo.

  1. Los primeros meses es muy habitual que los bebés hagan pis (incluso caca) justo en el momento de cambiar el pañal. Al final estamos todo el día lavando el cambiador, por muy impermeable que sea. Una buena solución para estos meses es utilizar empapadores (los venden en cualquier farmacia) de los que se emplean para las camas. Son grandes (podemos cortarlos en pequeños trozos que iremos usando en cada cambio para poner encima el culito del niño), higiénicos y desechables.
  2. Para el momento del cambio de pañales y ropita, es conveniente tenerlo todo a mano (en una estantería, por ejemplo). Necesitaremos un contenedor para los pañales y cambiadores sucios, otro para los limpios, unas cuantas mudas (por si acaso) y un termo con agua caliente jabonosa y una esponjita, por si hubiera que hacer una limpieza más a fondo en un momento dado. De esta forma evitamos tener que ir al baño.
  3. Es muy útil disponer siempre lista la bolsa para salir a la calle: además de los pañales, las toallitas y los cambiadores desechables, llevaremos todas las muestras que nos dan en la farmacia (cremitas, colonias, etc.) de tamaño reducido y que para estas ocasiones vienen muy bien. Al final del día repondremos todo lo que hayamos usado, así no perderemos tiempo cada día preparando una bolsa diferente.
  4. Para el momento del baño, si tenemos un baño con dos lavamanos, durante los primeros meses podemos aprovechar para hacer baños a dúo. Utilizando los dos lavabos en vez de la bañera, papá baña a un bebé y mamá al otro al mismo tiempo. Sólo hay que tener un poco de precaución con los grifos. Para no lastimar su delicada piel, podemos hacer un nudo en cada grifo con el body que vamos a echar a lavar. Así, si lo rozan, sólo notarán algo suave y acolchadito.
  5. Es bueno llevar dos libretas al médico (una para cada bebé) con comentarios y dudas que iremos apuntando entre visita y visita. Así no olvidaremos preguntar ninguna cuestión y podremos comentar con el pediatra el desarrollo de cada bebé por separado.

Violeta Alcocer es psicóloga.

Asesorado por Dr. Francisco Gilo Valle, pediatra.

Etiquetas: cansacio, embarazo gemelos, embarazo mellizos, embarazo múltiple, gemelos, maternidad, mellizos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS