Bebé

Dos buenas razones para poner al bebé boca abajo

2 minutos

Tumbado sobre la tripa el bebé tiene que apoyarse en los brazos y elevar la cabeza para ver la cara de mamá, y al hacerlo ejercita los músculos del cuello y la espalda. Pero aún hay una ventaja más.

Dos buenas razones para poner al bebé boca abajo

En la cuna, el cochecito o la hamaca el bebé pasa mucho tiempo apoyado sobre su espalda. Tumbado boca arriba es la postura ideal para dormir, porque le protege frente a la muerte súbita, pero de vez en cuando es importante que pase un tiempo boca abajo, sobre todo por dos razones:

  • Si el bebé está siempre en la misma posición, su cabeza se apoya sobre el mismo punto y se aplana.
  • Tumbado boca arriba el bebé no tiene ocasión de ejercitar los músculos del cuello, los brazos, las piernas y la espalda, precisamente los que necesita fortalecer para sostener la cabeza, mantenerse erguido y dar sus primeros pasos.

 

¿Cuándo empezar?

Podemos colocarle en esa posición desde los primeros días de vida, al principio solo unos minutos, para evitar que se canse, poco a poco podemos aumentar el tiempo (eso sí, hay que cambiarle de postura en cuanto dé muestras de cansancio). Para hacernos una idea, se estima que a lo largo del día debería estar al menos unos 90 minutos boca abajo, cuidado, no seguidos sino intercalados con otras posiciones.

 

Sobre el regazo de mamá

En los primeros meses es buena idea ponerle boca abajo sobre el regazo después de las tomas (esta postura le calma cuando tiene gases) o sobre el pecho cuando nos tumbamos a descansar en el sofá o la cama o también en el suelo.

Las superficies duras y planas son ideales para que el bebé ejercite los músculos de los brazos y el cuello. Podemos tumbarle sobre una manta de juegos, al principio hará verdaderos esfuerzos para contemplar los juguetes que contiene. La cara de mamá, si está cerca, o sus palabras, son un poderoso aliciente para elevar la cabeza y mirarla cuando aún no tiene fuerza en el cuello. Si cuando está en el suelo colocamos un juguete a su derecha y luego a su izquierda, girará la cabeza a uno y otro lado para verlos.

Son buenos momentos para tumbarle sobre la tripa los que siguen al cambio del pañal o de ropa, eso sí, si el bebé está en el vestidor o encima de la cama, no podemos dejarle solo, aunque sea muy pequeño porque puede caerse (¡los bebés se mueven más de lo que pensamos!).

Siempre que esté despierto podemos cambiarle de posición en la cuna o en el cochecito. Si se asusta al voltearlo (a algunos niños no les gusta pasar de boca arriba a boca debajo en segundos), es mejor girarlos lentamente. Siempre que le pongamos boca abajo estamos favoreciendo su desarrollo.

 

Dr. Ernesto Sáez Pérez es pediatra

 

 

Etiquetas: bebé, cabeza del bebé, fortalecer músculos bebé, muerte súbita del lactante

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS