Bebé

6 mitos sobre gemelos

Una vez pasado el caos inicial, las preocupaciones de los papás de gemelos son muy parecidas a las de los padres de hijos únicos: sueño, estimulación, enfermedades...

También te puede interesar: Cómo sobrevivir a gemelos
6 mitos sobre gemelos

Criar a gemelos o mellizos tiene sus ventajas: suelen ir «a la par» en su desarrollo. Y cuando no es así, uno aprende algo antes y se lo enseña al otro. Además, no necesitan que nadie les entretenga, juegan entre ellos mucho antes que los hijos únicos, lo mismo que los que tienen hermanos.

Además, una vez pasado el caos inicial, llega la calma. Entonces, las preocupaciones de los padres de gemelos son muy parecidas a las de los padres de hijos únicos (sueño, estimulación, enfermedades...), con la diferencia de que las soluciones, en el caso de los gemelos, a veces han de ser más creativas y adaptadas a su situación particular. En cuanto a los mitos sin fundamento que merece la pena desmontar, detacamos los siguientes:

No es posible dar el pecho a los dos

Aunque tu entorno opine lo contrario, en condiciones de salud normal de la madre, la lactancia a demanda asegura la producción de leche necesaria para amamantar a cuantos bebés se hayan tenido, de modo que siempre habrá suficiente leche, digan lo que digan.

Cuando los bebés nacen con bajo peso o prematuramente, la leche materna es la más recomendable por su composición y porque refuerza su sistema inmunológico y les ayuda a madurar en las condiciones óptimas. Es cierto que las primeras veces no es fácil, pero a medio plazo resulta mucho más práctico, rápido e higiénico dar el pecho que gastar el dinero y la energía en leche artificial, biberones, esterilizadores, calientabiberones...

Por inseguridad, las mamás suelen dar el pecho a los gemelos por separado, pero en cuanto madre y niños cogen confianza y aprenden las posturas, pueden mamar los dos a la vez fácilmente y sin ningún tipo de problema.

Siempre hay uno más listo que otro

Puede ser, pero no porque sean gemelos, sino porque son personas. También habrá uno algo más comilón, más sociable, más cariñoso o gruñón... pero lo habitual es que las virtudes (y los defectos) estén repartidas entre los dos.

Van a ser pequeños de peso y estatura

Es habitual en el momento del parto, pero según pasan los meses la situación se normaliza y son niños iguales que los demás. Para hacer un correcto seguimiento de peso y estatura, habría que utilizar tablas de percentiles elaboradas con gemelos (cosa que no es habitual).

Necesitarás cien manos para atenderlos

Quizá esa es la sensación que tendrás al principio (y sólo es una sensación, porque en realidad con cuatro o seis manos será suficiente), pero con el tiempo, verás que no era para tanto.

Te harán una cesárea seguro

No tiene por qué ser así. De hecho, si el primer bebé viene de cabeza el médico intentará que el parto sea vaginal. En estos casos, lo único que ocurre es que el proceso se puede alargar algo más en el tiempo, pero no demasiado (el intervalo entre los nacimientos consecutivos en los partos vaginales suele ser inferior a una hora). Y una buena noticia: puesto que los bebés que nacen en un parto múltiple tienden a ser más pequeños que los que nacen en un parto de un único bebé, es más fácil empujar para que salgan.

Cuando sean mayores se necesitarán de forma enfermiza o se odiarán

Si la crianza de los gemelos ha sido uniforme, es decir, si no se ha hecho hincapié en su individualidad (en casa, en el colegio, etc.), puede ocurrir que cuando crezcan intenten diferenciarse de su hermano de una manera exagerada, o bien todo lo contrario (que tengan 30 años y se pongan la misma camisa para salir a la calle). Pero si su educación y atención han estado encaminadas a respetar sus diferencias individuales, su relación seguramente será excelente y sana.

Violeta Alcocer es psicóloga.

Asesorado por Dr. Francisco Gilo Valle, pediatra

 

 

Etiquetas: mellizos, parto, parto múltiple

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS