Cuidados básicos

¿Qué pañal necesita mi bebé?

Lo va a llevar pegadito a su cuerpo durante al menos dos años. Por eso es importante elegir el adecuado. No sólo para evitar erupciones en la piel, sino también para que le deje libertad de movimientos cuando se convierta en un pequeño gateador.

¿Qué pañal necesita mi bebé?

Aunque se parezcan, no todos los pañales son iguales. Se distinguen en el precio, pero también en que cada modelo está diseñado para una etapa de su crecimiento. Además, unos absorben más rápido que otros el pipí, algunos no tienen adhesivos reutilizables, el tejido puede ser más o menos transpirable (lo que influye en la oxigenación de su piel), etc. De ahí que al principio pueda desconcertarnos la cantidad de opciones que encontramos en el supermercado. ¿Qué escoger entre tanta variedad? Estas son algunas claves para orientarnos.

 

El pañal perfecto

Un bebé usa entre 3.000 y 4.000 pañales sólo en los dos primeros años de su vida. Pero la cantidad puede aumentar aún más si no elegimos bien. Los que cumplen los requisitos del pañal perfecto tendrán:

  • Adhesivos reutilizables: permiten pegar y despegar las tiras que sujetan el pañal varias veces. Así podremos comprobar si necesitamos cambiarlo o aún no hace falta, sin tener que desperdiciar el pañal en caso de que haya sido una falsa alarma.
  • Buena absorción: para evitar molestias y erupciones, es importante que tengan sistemas de absorción ultrarrápidos que eviten el contacto de la orina con la piel. Aunque cambiemos al bebé con mucha frecuencia, es inevitable que en ocasiones pase un tiempo hasta que nos demos cuenta de que es hora de ponerle otro pañal.
  • Barreras anti-fugas: tanto en la cintura como en las ingles deben tener refuerzos que reduzcan el riesgo de escapes, pero manteniendo la comodidad del bebé. Por eso es preferible que esos refuerzos sean elásticos, al menos los de las piernas, de forma que no le aprieten en exceso y permitan el movimiento.

 

El cambio, paso a paso

Con lapráctica, el cambio de pañal deja de tener secretos. Y esa práctica suele conseguirse en poco tiempo: durante las primeras semanas, cuando se llega a cambiar al bebé hasta 10 veces diarias porque el recién nacido orina con bastante frecuencia, casi todos los padres se convierten en unos auténticos maestros en el arte del pañal. Sin embargo, los primeros días puede parecer un mundo. Por eso, nunca está de más seguir las recomendaciones básicas:

  • Tener todo a mano. Antes de empezar, procura tener al alcance de la mano todo lo que vayas a necesitar: pañal de recambio, gasa humedecida en agua y jabón neutro o toallitas, algo para secar el culito del bebé, crema protectora si vas a usarla…
  • Busca un sitio cómodo. Si es posible, busca un lugar agradable y cómodo tanto para ti como para él. A algunos bebés no les gusta nada la hora del cambio de pañal, sobre todo si tienen la piel irritada y sufren molestias cada vez que les tocan esa zona. Un lugar que le resulte cómodo –encima de la cama, sobre el sofá…- puede ayudarle a tranquilizarse.
  • Dejar el culito al aire. Agradecerá que des un respiro a su piel de vez en cuando dejándola al aire libre. Un buen momento es la hora del cambio de pañal, cuando puedes aprovechar para dejarlo al menos unos minutos libre de su compañero de fatigas.
  • Crema protectora. No es necesario usarla siempre, sobre todo si no tiene la zona irritada. Sin embargo, si ves que empieza a enrojecérsele el culito, aplícala de vez en cuando. Tampoco está de más usarla por la noche, cuando pasa más horas seguidas con el pañal.
  • Si usas cambiador, no le quites el ojo de encima. Vigilarlo es fundamental, también cuando son muy pequeñitos. Sobre todo porque aunque confiemos en que aún casi no se mueve y sería incapaz de caerse del cambiador, puede sorprendernos girando por primera vez sobre si mismo precisamente cuando nos hayamos dado la vuelta para coger un nuevo pañal.

 

¿Niño o niña?

Además, hay diferencias a la hora de dejar bien limpia la zona anterior a las nalgas dependiendo de si es niño o niña. Aunque en ambos debemos limpiar bien todos los pliegues de la piel y secar antes de poner el nuevo pañal, hay que tener en cuenta:

  • Niños: Se debe pasar la toallita o la gasa sobre la base de los genitales, la parte baja de los testículos y el pene, pero con cuidado de no forzar la separación entre el glande y el prepucio.
  • Niñas: La limpieza se realiza de delante hacia atrás –de la vulva al ano- para evitar infecciones.

 

Cuándo cambiarlo

El olor suele ser la señal inequívoca de que le ha llegado la hora de pasar por el cambiador. Pero no debemos esperar a que haya hecho caca para usar un nuevo pañal. De hecho, aunque sea menos incómoda, la orina puede irritar más su piel que las deposiciones sólidas. Por eso, la recomendación de los pediatras es cambiarlo cada vez que el bebé orine, lo que ocurre hasta diez veces diarias durante las primeras semanas, generalmente tras cada toma. Después, a medida que vayan creciendo, y con ellos el tamaño de su vejiga, la orina y las deposiciones se irán espaciando en el tiempo. Entonces empezará a bajar la frecuencia con la que necesitaremos otro pañal.

En cualquier caso, lo habitual es comprobar si nuestro bebé está limpio y cómodo unos minutos después de comer, justo antes de dormir –pasará muchas horas con el mismo pañal, así que hay que intentar que al menos en las primeras horas de sueño lo tenga limpio – y antes de salir de paseo, ya que en la calle puede complicarse el cambio.

 

¿Qué es la dermatitis del pañal?

Se conoce con este nombre a un tipo de erupción que aparece en la entrepierna y las nalgas del bebé a causa de la humedad de las deposiciones y la orina. La inflamación puede pasar de un simple enrojecimiento a pequeñas vesículas purulentas, también de color rojizo. Para evitarla, conviene cambiar muy a menudo al bebé –tantas veces como haga pis o caca-. Aunque la mayoría de los pañales modernos absorben bien, para estar totalmente seguros de que está seco lo mejor es no dejarle pasar tiempo con el pañal sucio.

Asesor: Javier Rodriguez Hernandez, pediatra y director del Centro Integral de Salud de Colmenar Viejo.

 

Etiquetas: bebé, cacas del bebé, cambio de pañal, dermatitis bebés, higiene infantil, pañal, piel del bebé, pis

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS