Recién nacido

Sin cólicos del lactante se duerme mejor

No hay relación entre los cólicos y el hecho de tomar biberón o pecho y, aunque pueden desesperar, es un problema transitorio con fecha de caducidad.

Sin cólicos del lactante se duerme mejor

A las siete de la tarde, Martín, como un reloj, empieza a llorar desconsoladamente. Encoge las piernas, se pone tenso, colorado y nada le calma; ni los paseos, ni los brazos. “Es frustrante no poder consolar a tu hijo cuando ves que sufre”, explica Amaya, su madre, que ya ha probado todos los “trucos” que le han recomendado amigos, familiares y “san Google” para calmar a su bebé (sin mucho resultado, todo sea dicho). Martín, como uno de cada tres niños al principio de su vida, sufre de los temidos cólicos del lactante. Para saber si tu hijo es uno de ellos, puedes aplicar la regla de las tres íes: un llanto intermitente, inexplicable e inconsolable; y la regla del tres: comienza hacia la tercera semana de vida, dura más de tres horas al día, tres o más días a la semana y unos tres meses de duración.

¿Está mi hijo enfermo por tener cólicos?

No. Los cólicos son una afección benigna que puede aparecer a partir de los quince días, aumentar hasta las seis/ocho semanas y a partir de entonces disminuir hasta desaparecer espontáneamente hacia a los tres o cuatro meses de edad. Los cólicos no tendrán repercusión sobre la salud del bebé en el futuro.

¿La inmadurez del sistema digestivo es la única causa?

No. Hay otros factores que pueden estar detrás, como una técnica de lactancia inadecuada o la alergia del bebé a las proteínas de la leche de vaca u otro alimento que toma a través de la lactancia. El reflujo y el extreñimiento también pueden estar relacionados. Es importante que el pediatra confirme que el pequeño no tiene ningún problema de salud que podría provocar los mismos síntomas, como otitis o una infección (en estos caso el bebé presentaría otros síntomas como fiebre o decaimiento y no solo a última hora de la tarde).

¿Se puede hacer algo para aliviarlos?

Sí. Una vez descartados problemas médicos, la mejor manera de calmar a nuestro bebé es atenderle rápidamente y tenerle muy cerquita de nosotros acunándole, paseándole o simplemente abrazándolo, lo que veamos que le alivia más. Posturas como colocar al pequeño boca abajo sobre el antebrazo o envolverlo en posición fetal alivian a algunos peques. También pueden funcionar los movimientos de una mecedora, pasearle en su cochecito o en coche, portear al bebé o ponerle cerca de un ruido blanco como el que emite la lavadora o un secador de pelo.

 Asesores: Luis Sancho Pérez, jefe de Pediatría del Hospital Universitario Infanta Leonor y Reyes López de Mesa. Departamento de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra

 

Etiquetas: bebé, cólicos del lactante, lactancia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS