Bebé

Así proteges la cabecita del bebé

La cabecita del bebé es muy frágil y delicada, pero eso no significa que no puedas acariciarla. Simplemente hay que seguir unos sencillos consejos.

Así proteges la cabecita del bebé

Al coger al recién nacido en brazos es muy importante sujetarle bien la cabeza con una mano tras ella, hasta que el niño sea capaz de sostenerla por sí solo, evitando movimientos bruscos del cuello y zarandeos. Estos son otros consejos para proteger la cabecita del bebé:

  • No se debe nunca sacudir a un bebé, ni jugando ni por enfado ni para que se calme. Lo que nos puede parecer una sacudida suave puede no serlo objetivamente, especialmente si se actúa por irritación y se le puede provocar una contusión cerebral.
  • Los andadores son una causa frecuente de golpes en la cabeza en lactantes, por lo que la Asociación Española de Pediatría desaconseja su uso. Pueden ser motivo de accidentes, algunos de gravedad, afectando a la cabeza en el 75% de los casos. La gran movilidad que el andador da al bebé dificulta que podamos acudir en su auxilio mientras ocurre el accidente. Los estudios demuestran que la mayoría de estos accidentes tienen lugar en presencia de un adulto.
  • En el coche es fundamental colocar a los niños en sillitas de seguridad homologadas y correctamente sujetos.
  • A medida que el niño va creciendo, siempre que practique deporte (bicicleta, patinaje, esquí…) debe hacerlo equipado con un casco adecuado. Este hábito debemos establecerlo desde el principio.

Asesorado por: Victoria López Corominas. Adjunta de Pediatría de la Unidad de Urgencias Pediátricas y Corta Estancia Servicio de Pediatría Hospital Universitario Son Espases, Palma de Mallorca. 

Etiquetas: andador, bebé, cabeza del bebé, salud, salud del bebé, seguridad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS