Vídeo de la semana

Vínculo

No siento apego con mi bebé recién nacido: ¿es normal o debo preocuparme?

Puede ocurrir que el apego no surja desde el momento inmediatamente posterior al parto porque es algo que se construye poco a poco, con naturalidad, y no por ello es algo negativo o preocupante.

El apego madre e hijo (Foto: iStock)
El apego madre e hijo (Foto: iStock)

Apego es uno de los términos que más se utilizan en el universo maternidad desde hace ya muchos años. Este concepto, definido como la relación emocional que se forja entre madre e hijo -también el padre forja la suya propia- desde las primeras semanas de vida no siempre se produce al mismo ritmo.

El vínculo afectivo no se puede forzar, y aunque es extraño que no surja por sí solo desde el nacimiento, sí hay casos en los que la madre no siente el apego con su hijo tal y como ella entiende que debe ser. Normalmente, al parto se llega leída y no sentir aquello sobre lo que te has documentado puede derivar en estrés y preocupación de inmediato. Y no debe ser así. 

La ausencia del apego puede deberse a muchos motivos. Un parto prematuro o que se haya complicado y la mamá haya tenido que estar separado de su hijo son dos motivos que lo explican pero hay ocasiones en las que ni siquiera existe una causa específica. Quizá el parto ha ido sobre ruedas, pero el apego no fluye de inmediato.

Cómo construir el vínculo

Una vez naturalizada esta situación a la que hay que quitarle hierro porque puede ocurrir, hay que analizar qué se puede hacer. Como decíamos al comienzo del texto, no se puede forzar el apego, pero sí se puede facilitar.

De entrada, en la gran mayoría de casos el apego da sus frutos poco a poco, simplemente con el paso del tiempo y el roce personal tan directo que se establece entre madre y niño desde el nacimiento. Pero en caso de que pasen los días y siga costando, cultivar una relación que tenga lugar en un clima positivo, cariñoso y cercano, donde el recién se sienta protegido, atendido y querido, hará con casi toda seguridad que de forma natural el apego se desarrolle. 

Hay que tener en cuenta, además, que una vez pasen las primeras semanas de vida del bebé este empezará a interactuar más con su madre, lo cual es una inyección muy efectiva para conectar con su mamá de manera definitiva. 

Y si ni siquiera con el paso del tiempo y ese contacto directo, visual y físico, entre la mamá y su bebé hace que esta se sienta apegada a su hijo, es aconsejable pedir ayuda a un psicólogo especialista y compartir tu preocupación y tus miedos con naturalidad. Buscar ayuda siempre es una buena decisión. 

Continúa leyendo