Remedios para terminar con los cólicos de lactante

Los top 15 para decir adiós a los gases del bebé

Salvo medicinas, los papás pueden probar todo, siempre que prime la seguridad del niño. Una experta pediatra desvela los 15 mejores trucos de padres experimentados para calmar los cólicos del lactante o gases del bebé.

bebe gases

Los cólicos del lactante suelen definirse como "exceso de llantos" que ocurre durante unas tres horas al día, al menos tres días por semana, durante tres semanas seguidas. ¡Eso es mucho llanto! Pero el resto del día el bebé está perfecto. En esa situación lo cierto es que da igual cómo se llame la causa del dolor, la pregunta es si hay remedios contra ello, y sí los hay y de lo más variados.

1. El "agradable" ruido del secador

A algunos bebés les gustan los sonidos que les recuerdan a los latidos del corazón y los ruidos acuáticos que escuchaban en el útero materno. Es posible que se sienta reconfortado cerca del lavavajillas en marcha o mientras el extractor de la cocina está funcionando. Si es así también se le puede poner un disco de lluvia o cualquier otro sonido de la naturaleza.

2. Si amamantas, prueba con otra dieta

La pediatra Victoria Corominas dice que mientras se amamanta conviene evitar los excitantes (café, té o bebidas de cola) y el alcohol.

La dieta de la madre debe ser variada, con fruta y verdura fresca, carne, pescado azul y muchos líquidos, como tres litros al día, de los que uno debería ser de leche o derivados.

Si el bebé tuviera una intolerancia a las proteínas de la leche de vaca, la madre puede probar a hacer una dieta sin ellas (sin leche de vaca, queso, yogures...) durante unos siete o diez días y si se aprecia mejoría, continuarla, pero asegurándose de no descuidar los aportes de calcio, que deben ser unos 1.200 mg al día, con otros alimentos o con suplementos alimenticios.

3. ¿Toma bibe? Compra otra marca de leche

En el mercado hay distintas leches para ayudar a evitar los cólicos, pero el pediatra también puede aconsejar aumentar la cantidad de agua que se añade a cada biberón.

Otra cosa es que esas crisis de llanto y malestar puedan deberse a una intolerancia a las proteínas de la leche de vaca. En estos casos el pediatra recomienda una leche especial.

4. Pon calorcito sobre su tripa

A veces los bebés se tranquilizan cuando sienten calor en la barriga. Por eso quizá funcione colocar cerca de su tripa una botella de agua tibia, no caliente, porque podría provocar quemaduras en su delicada piel.

5. Masajéale suavemente

Por ejemplo, tumbándolo boca arriba y haciendo con suavidad el movimiento de la bicicleta con sus piernecitas. Hay quien lo mece, con el bebé boca abajo y el brazo del adulto sujetándolo por la barriga. La idea es probar diferentes métodos y ver si alguno funciona, pero no lo hagas justo después de una toma, no vaya a ser que la vomite. Hay diferentes técnicas de masaje.

6. Un poco de silencio, por favor

Si bien algunos bebés se tranquilizan con movimientos, sonidos y actividad, otros necesitan menos estímulo y más silencio, tranquilidad y oscuridad.

7. Cambia de escenario

Si estáis en casa, puede ser buena idea salir con el carrito o el portabebés. Los nuevos sonidos, olores, paisajes, aire fresco, le pueden distraer y el movimiento rítmico relajarlo hasta adormecerlo. Si por el contrario lleváis fuera horas y horas, tal vez volver a casa sea precisamente lo que necesita.

8. La técnica del arrullo

Antes de nacer el bebé estaba protegido, pero desde que está fuera, el mundo es un lugar gigante. Por eso envolverlo en una mantita puede ayudarle a sentirse más seguro.

Se puede hacer en sus comidas, antes de sus episodios de llanto usuales o antes de acostarlo, no solo para ayudarles a dormir, sino también para hacerlo más tiempo. Esto es porque los retortijones lo despiertan, pero al estar envueltos en un arrullo es posible que ese comienzo de dolor se quede en eso.

X
bebe gases

9. Mécelo pegadito a ti

La mayoría de los bebés se relaja con movimientos suaves, por eso no es mala idea invertir en una mecedora o columpio de bebé o sentarse con él sobre una pelota inflable gigante. Estar pegaditos al pecho y el movimiento rítmico puede calmarle.

Este remedio es el favorito de la pediatra Corominas, quien lo usa en sus guardias con bebés con cólicos, "porque somos primates y los monos necesitamos el contacto con los de la especie. El contacto piel con piel, como se hace en las unidades de cuidados intensivos, es bueno para el niño y para su cuidador".

10. Si no es una postura, es otra

A lo mejor el bebé está de lo más cómodo mecido en los brazos, o prefiere una postura más alta y vertical, o acostarse boca abajo sobre tus rodillas. Conviene probar diferentes posiciones para dar con la que prefiera.

11. Ofrécele un chupete

Para algunos bebés chupar supone relajación inmediata. Puedes ofrecerle un chupete, incluso si en condiciones normales 
no lo harías. Pero solo ofrecerlo, no embutírselo, señala la pediatra.

12. ¡Todos al coche!

Muchos padres dicen que les funciona darles un paseo en el coche. La vibración y los sonidos pueden ser un remedio para los cólicos. ¡Y hasta para los nervios de los papás! Un consejo: no hacerlo en medio de la noche, cansados y con los nervios de punta, ¿eh?

13. Dale un baño templado

Un baño tibio puede relajarlo y distraerlo. De nuevo entra en juego el sonido rítmico del agua y su contacto tibio.

14. Cambia las tetinas del biberón

Se trata de probar con otro tipo de tetina, una anticólicos, vigilando también que no se acumule el aire, y no olvidar ayudarle a eructar de modo frecuente para evitar que trague aire en las comidas.

15. Mantén la cabeza fría y la calma

"En mi experiencia, lo que más calma es la calma, aunque eso no se vende en las tiendas y vete a decírselo a una madre que duerme poco, está cansada y sobrepasada por esa cosita que tiene en los brazos", dice la doctora Corominas.

"Si estás tranquila, coges al bebé apretadito contra tu pecho, balanceándote hacia los lados mientras le sujetas la cabeza contra tu cara, hablándole suave, todos se calman y se quedan dormidos".

Asesora: Victoria López Corominas, pediatra.

Etiquetas: bebé, cólicos del lactante, lactante, recién nacido

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS