Audición del bebé

¿Cómo puedo comprobar si mi bebé escucha bien?

Seguro que te has formulado esta pregunta en más de una ocasión. ¿Existen trucos para comprobar si nuestro bebé escucha bien? No hay nada más efectivo que las pruebas médicas pero, sin embargo, sí que puedes atender a una serie de estímulos que te explicamos.

Entre todas las preocupaciones de los padres cuando nace un bebé es el tema de la audición. ¿Cómo comprobar que el bebé nos escucha bien? Aunque podemos asegurarte que el oído se forma en el tercer mes de gestación y que el peque puede escuchar a sus padres desde la tripa, averiguar si el bebé escucha bien después de nacer es un tema arduo complicado. De hecho, es un problema que puede pasar desapercibido hasta tener más edad. “En el caso de las pérdidas de audición unilaterales pueden pasar desapercibidas incluso hasta la edad adulta, siendo aún más difíciles de sospechar”, afirman el doctor Poletti Serafini y el doctor Löwy, otorrinolaringólogos en Löwy & Poletti Otorrinolaringología.

Y es que, de acuerdo a estos profesionales de la audición, aunque el oído se forme en el tercer mes de embarazo, los neonatos y lactantes se relacionan al principio a través de la visión y gradualmente van adquiriendo importancia los estímulos auditivos para ellos.

Sin embargo, para cerciorarse de que todo está bien, los profesionales médicos someten al bebé a una prueba auditiva a las pocas horas o días de nacer.

En concreto, hablamos de una de las primeras pruebas médicas a las que tendrá que someterse el bebé en cuanto venga al mundo: la prueba de la audición o ‘screening auditivo’, el cual se puede hacer a través de varias pruebas, tal y como afirman Löwy & Poletti. “Se realizan con sueño normal en ambiente silencioso en los primeros días de vida y consisten en la colocación de un auricular o unos auriculares u orejeras y unas pegatinas en la piel detrás de las orejas y en la frente”, afirman los profesionales.

Si estas pruebas salen bien, el bebé no volverá a someterse a ninguna prueba rutinaria de audición, a no ser que se den una serie de condicionantes que puedan llevar implícita una pérdida de audición. ¿Cuáles son estos factores?

  • Antecedentes familiares de hipoacusia congénita o de instauración en la primera infancia
  • Peso al nacer de menos de 1,5 kilos
  • Uso de medicamentos ototóxicos durante el embarazo o en el recién nacido
  • Meningitis bacteriana
  • Hipoxia-isquemia perinatal
  • Infecciones intrauterinas

¿Cómo cerciorarse de que el bebé escucha bien?

Si las pruebas rutinarias del recién nacido han salido correctamente y no existe ningún factor de los antes mencionados, los padres podrían estar tranquilos. No obstante, Löwy & Poletti afirman que “es muy complicado detectar un problema de audición en lactantes porque no todos los bebés responden por igual ante los estímulos sonoros, así que las respuestas en diferentes niños no deben tomarse como un paradigma para pensar esto”.

¿Podemos hacer algo desde casa?

Los profesionales afirman que no son partidarios de que se realicen ‘pruebas’ en casa intentando comprobar si responden al exponerles a sonido: “la interpretación de las respuestas es difícil de valorar de forma excesiva y, además, puede suponer preocupación de forma innecesaria”. Por eso, para ellos, lo mejor es consultar siempre la duda con un especialista.

No obstante, nos hablan de una serie de reflejos fisiológicos que presentan todos los neonatos ante los estímulos sonoros (eso sí, la evaluación a ellos es subjetiva y requiere experiencia). “Uno de los pocos indicativos de falta de audición es la falta de reacción ante estímulos fuertes o la falta de desarrollo del balbuceo antes de los 12 meses de edad”, comentan.

Estos reflejos que presentan pueden ser:

  • Respiratorios (agitación)
  • Cocleo plapebral
  • De movimiento
  • De llanto
  • De sorpresa
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo