Abre la boca y saca la lengua, solo

¡Comprobado! El recién nacido no imita los gestos de sus padres

2 minutos

Un nuevo estudio tira por la borda la teoría de que los bebés de pocas semanas imitan nuestra expresiones. Pero la capacidad de imitar se aprende con el tiempo.

imitacion_bebé

Durante décadas, se ha afirmado que los recién nacidos son capaces de imitar, desde sus primeras semanas de vida,  gestos o expresiones faciales, movimientos con las manos o sonidos vocales. Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Queensland (Australia) revela en la revista Current Biology que no es así.

Pero si los bebés no pueden imitar, entonces, ¿por qué tantos estudios dicen lo contrario? Para Virginia Slaughter, autora principal del trabajo, la principal limitación de los trabajos anteriores es que “En la mayoría solo probaron las respuestas del niño a un adulto que empuja hacia fuera la lengua y abre la boca”. Sin embargo, los investigadores no hicieron que los adultos realizaran gestos o expresiones adicionales para ver si los niños estaban realmente imitando la conducta del adulto.

"Si los bebés también aumentan su protrusión lingual cuando un adulto simula una cara de felicidad o señala con un dedo, entonces no es un caso de imitación, probablemente sea la emoción al ver a un adulto hacer algo interesante", añade Slaughter.

Una capacidad que aprende al crecer

Los autores de este nuevo trabajo decidieron eliminar este problema mediante la evaluación de las respuestas del niño a una amplia gama de estímulos. Así, los expertos presentaron las reacciones de 106 lactantes a las 1, 2, 6, y 9 semanas de edad.

Los resultados fueron bastante claros: los bebés no imitan cualquier conducta que observan. Es más, en respuesta a los gestos de los adultos que veían, había las mismas probabilidades de que realizaran un gesto diferente como de producir una coincidencia.

Así se da por válido que la imitación no es un comportamiento innato, sino que se aprende en los primeros meses de vida. De hecho, los bebés pueden aprender a imitar basándose en la observación de otras personas imitándoles.

"Una posibilidad es que el ser imitado desempeñe un papel en esta adquisición”, subraya la experta. “En otro estudio realizado en nuestro laboratorio, se encontró que, de media, los padres imitan a sus bebés una vez cada dos minutos. Este puede ser un medio bastante potente por el cual los niños aprenden a vincular sus gestos con los de otra persona". 

Etiquetas: bebé, bebé 2 meses, padres, recién nacido

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS