Manicura para bebés

Consejos para cortar las uñas al bebé

Es una tarea que puede resultar complicada, pero que se debe realizar en cuanto las uñas crecen para que el niño no se arañe la cara, a veces, hasta dos veces por semana. Elige un buen momento y sigue nuestras recomendaciones para una manicura sin incidentes.

No hay una posición concreta para cortar las uñas al bebé. Sin embargo, siempre se recomienda que el pequeño esté bien sujeto y tranquilo. Si ya se mantiene sentado, una buena opción es ponerlo de espaldas a ti y rodear sus brazos para evitar que pueda dar un manotazo y lastimarse con la tijerita.

¿Cómo son las tijeras de uñas para bebés?

Existen tijeritas especiales para los niños más pequeños, se llaman romas, y se encuentran en farmacias, parafarmacias, tiendas de niños... Son pequeñitas y tienen las puntas redondeadas. Eso sí, es muy importante que estén limpias y secas y sean de uso exclusivo para el chiquitín.

Cortaúñas

A partir de los seis meses además de las tijeritas mencionadas anteriormente también se puede usar un cortaúñas para bebés. ¿Cómo? Se pone frente a la punta del dedo a ras de la uña, pero sin tocar la piel, se apoya y se corta. Ten eso sí mucho cuidado y sujeta las manitas del bebé, ya que si da un manotazo podemos cortarle sin querer un trocito de su piel. Sobra decir que ¡eso duele!

El corte

Cuando procedas a cortar las uñas a tu peque intenta hacerlo rápido; de lo contrario, el bebé se cansará. No te olvides de que lo más adecuado es colocar las tijeras perpendiculares al dedo, así se puede cortar la uña sin tener que aproximarse mucho a la piel. Es mejor cortar en cuadrado que en redondo, para evitar que las uñas se puedan encarnar.

¿Cada cuánto se deben cortar las uñas?

Durante los primeros meses de vida, a los bebés les crecen muy rápido las uñas, así que conviene cortárselas en cuanto sobresalen un poco de los deditos para que no se arañen la cara.

No te asustes si ves que es necesario repetir la operación una o hasta dos veces por semana. Es lo normal. 

Aunque esta tarea te asuste, como ocurre con la inmensa mayoría de padres primerizos, ten en cuenta que es muy sencilla si sabes cómo hacerlo.

Una de las cosas más importantes es saber elegir un momento en el que el bebé esté tranquilo. Además, también es fundamental que no prolongues mucho el momento para que no se inquiete. Si lo prefieres, puedes aprovechar a hacerlo justo después del baño, ya que las uñitas de tu peque estarán más blanditas y te será más fácil cortarlas. Además, él estará más relajado.

Otra opción es hacerlo cuando duerma. Eso sí, ten mucho cuidado, porque si se despierta mientras estás haciéndole 'la manicura' puede dar un manotazo, asustarte y sin querer le puedes cortar. 

 

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO