Dormitorio infantil

¿Cuáles son los mejores colores para la habitación del bebé? La psicología tiene la respuesta

Cuando esperamos la llegada del bebé, los preparativos se disfrutan con intensidad y alegría, pero también hay muchas decisiones que tomar: el nombre, la decoración de su cuarto, el color de las paredes…¿hay colores para la habitación del bebé más adecuados que otros? La respuesta es sí y la psicología tiene la explicación.

habitación de bebé
Foto Istock

“Para gustos los colores”, esta frase seguro que la hemos dicho muchas veces y es cierta, pero cuando se trata de elegir el color de la habitación del bebé lo cierto es que hay unos tonos más acertados que otros, no en función de gustos, sino de las implicaciones psicológicas que tienen los diferentes colores.

Los mejores colores para la habitación del bebé

Los especialistas en diseño de interiores de Homedit.com han consultado a Lee Chambers MSc MBPsS, psicólogo y consultor de bienestar sobre la importancia de los colores y el experto ha asegurado que el color puede tener un efecto significativo en la psique, influyendo en todo, desde el estado de ánimo hasta el bienestar psíquico y ha asegurado que al diseñar la habitación del bebé “en nuestras mentes buscamos crear un lugar de serenidad. La forma más fácil de dividir los colores es entre los más cálidos y los más fríos".

Homedit encuestó a 3.273 padres del Reino Unido para averiguar cuáles eran los colores más populares y más utilizados por las familias para la habitación del bebé y el resultado fue el siguiente:

- En primer lugar, el 52% de los padres se decantó por el amarillo, un color muy neutro y calmante. Sobre este color, el psicólogo Lee Chambers asegura que “es la neutralidad. Una habitación del color del sol para crear en ella un aura feliz”. Sin embargo, el experto matiza: “un color amarillo suave facilita la concentración y la motivación. Sin embargo, cuanto más brillante es el amarillo, más estimula la frustración y, según las investigaciones, también puede hacer llorar más a los bebés”.

- El segundo color más elegido fue el rosa, con el 37% de los votos. Sobre este color Chambers sostiene que “es popular para el dormitorio porque el rosa toma algunos de los beneficios del rojo, pero elimina la estimulación”, también advierte: “Al principio es calmante, pero con el tiempo puede volverse un tono irritante ".

- En tercer lugar, el color más popular para el dormitorio del bebé fue el púrpura, con el 31% de los votos: “Se trata de un color sabio y majestuoso, combina el fuego del rojo con la naturaleza relajada del azul, creando un buen equilibrio, también puede adaptarse hacia más energía o más serenidad cambiando el tono”, explica Chambers.

- No podía faltar el color azul, elegido por el 29% de los padres. Sobre este color el experto opina: “Crea una atmósfera relajante que reduce la estimulación y ayuda a los niños a calmarse. También evoca una sensación de enfriamiento corporal, lo que ayuda cuando los niños se duermen”, pero también señala que la clave está en el tono: “Si es demasiado oscuro puede volverse casi sombrío y poco inspirador y demasiado pálido reduce algunos de los beneficios ".

- El verde es un color armonioso y fresco que ocupa el quinto lugar entre los más populares con el 23% de los votos: “Es el color simbólico de la naturaleza, y el color del que podemos ver más matices. Con sus connotaciones al crecimiento y al aire libre, ofrece algo de la felicidad del amarillo y algo de la calma del azul. Promueve la concentración y calma la mente. No es un color muy oportuno para fomentar la comunicación”, argumenta el psicólogo.

- En sexto lugar está el color naranja afrutado, con el 17% de los votos. Si bien este color está lleno de connotaciones alegres y vibrantes, Chambers hace algunas advertencias: “Es alegre, acogedor y estimula la comunicación, pero nuevamente es un color que genera una ansiedad subyacente que disminuye la atención de los niños ".

- En último lugar está un color mucho menos popular para la habitación del bebé: el rojo, que fue votado por el 6% de los padres. Está asociado con la ira y la pasión. No se considera un color acertado para un dormitorio infantil ya que “es probable que genere más nerviosismo, disminuya la concentración y estimule demasiado a los niños ", asegura el experto.

La experiencia personal también influye

Después de analizar los siete colores anteriores con las reacciones o emociones que pueden provocar a nivel psicológico, el experto también quiso dejar claro que la respuesta psicológica de cada persona ante los mismos también varía: “Es una respuesta bastante personal, moldeada por la experiencia y la cultura. La psicología del color y su influencia en los seres humanos todavía se está estudiando”.

Dejarse llevar por la intuición, hacer los preparativos con amor y dedicación, recurrir a la combinación de tonos más oscuros con otros más neutros y buscar el equilibrio también gracias a los accesorios y elementos decorativos serán las claves para preparar la mejor habitación para el bebé.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo