Cómo favorecer el sueño del recién nacido

Duerme, mi bebé

El sueño del recién nacido es un pequeño misterio que intentamos controlar. Pero es perfecto tal y como es y está diseñado para cubrir sus necesidades.

sueño bebe

Ese bebé que duerme como un bendito con la boca abierta y una gota de leche en la comisura de los labios sabe lo que hace.

Solo lleva un minuto dormido, pero no sabemos cuándo se despertará, y no debería preocuparnos que lo haga antes o después.

El sueño del bebé es impredecible y hay que dejar que así sea. Durante los primeros meses evoluciona, cambia y madura. Comprenderlo nos ayudará a favorecerlo y, a veces, también a no desesperar.

ON/OFF 
el sueño del recién nacido (0-3 meses)

El bebé respira profundamente. Su abdomen sube y baja con lentitud y su cuerpo permanece completamente relajado, sin conciencia. ¿Qué ocurre tras esos ojitos cerrados? ¿Sueña? ¿Solo descansa? ¿Diferencia el día de la noche?

La psicóloga Rosa Jové desenreda las diferencias que hay entre el sueño del recién nacido y el del adulto en su libro Dormir sin lágrimas:

Cuando el recién nacido cierra los ojos vencido por el cansancio no realiza el mismo recorrido que nosotros.

  1. Sin ritmo circadiano: duerme indistintamente durante el día y la noche, despertándose cada poco tiempo. ¿El motivo? Necesita comer muy a menudo para evitar las hipoglucemias (bajadas de azúcar).

  2. Su sueño solo tiene dos fases: se salta las fases de sueño ligero para comenzar en la fase 4 (sueño profundo) o incluso entrar directo en la fase REM. Básicamente, los más pequeños o están profundamente dormidos (fase 4), o están en fase de reorganización cerebral (fase REM), o están despiertos.

  3. No se sabe con precisión si sueñan como nosotros lo hacemos, pero sí que pasan mucho tiempo en la fase REM. Su fase REM dura, a lo largo de la noche, más que la nuestra. ¡Tienen tanta información que reorganizar!

  4. Los ciclos del bebé duran mucho menos: apenas 50-60 minutos. ¿El motivo? El más probable, desde el punto de vista evolutivo, es que el bebé se asegura cada poco tiempo de que estamos junto a él. Muchos padres comprueban que cuando están cerca, el bebé duerme más.

  5. El bebé duerme de 14 a 20 horas al día. ¿Para qué tanto? Por un lado está sometido a muchos estímulos que lo agotan pronto. Por otro, debe procesarlos, algo que ocurre... durmiendo.

Y de repente, se despierta mucho (3-7 meses)

sueño bebé

Hacia los tres meses, cuenta Rosa Jové, el sueño del bebé se aligera un poco, porque empieza a desarrollar las fases del sueño ligero. Es el momento en el que muchos padres dicen aquello de "no sé si estamos avanzando o retrocediendo".

Ahora hemos de asegurarnos de que está bien dormido antes de dejarle en la cuna porque si no, abrirá los ojos como platos nada más soltarlo.

"Desde el punto de vista evolutivo, que el bebé empiece despertarse más por la noche es signo de maduración cerebral", confirma Carmen Barquero, médico de urgencias y asesora internacional en lactancia materna.

El sueño de nuestro bebé se perfecciona y complica. Gracias a esta evolución, el pequeño está preparado para:

  • Empezar a diferenciar el día de la noche. Empezará a dormir más de noche que de día, su organismo es más maduro y hay menos riesgo de hipoglucemias. Hacia los siete meses dormirá la mayor parte de la noche, con un par de siestas repartidas a lo largo del día.

  • Desarrollar todas las fases del sueño, algo que también estará resuelto hacia el final de este periodo. Además, empezará a unir esas fases.

Sin embargo, su sueño será más inestable: "Van surgiendo las fases que faltan y el bebé tiene que adaptarse a ellas. Es un periodo de transición en el que los despertares son muy frecuentes. A más fases, más opciones de despertarse", aclara Rosa Jové.

Así puedes ayudarle a madurar su sueño

  • Atiéndele con rapidez cada vez que se despierte, le ayudarás a desarrollar un sentimiento de seguridad.

  • No juzgues lo que pide, simplemente dáselo. Puede que quiera comer o solo contacto. Cubrir sus necesidades básicas es la mejor forma de contribuir a su madurez.

  • Cuanto más cerca de él estés por la noche, mejor. Los bebés se sienten protegidos al percibir la presencia de sus padres, y esto reduce su nivel de alerta nocturna.

  • Crea un ambiente agradable y una rutina a la hora de dormir: esto aumenta su sentimiento de seguridad y le ayuda a conciliar el sueño.

¿Quién dijo problema?

Los bebés saben dormir desde que nacen; no hay que enseñarles, solo favorecerlo. Y los padres sabemos cómo convocar el sueño: envolvemos al bebé con nuestro cuerpo, ralentizamos nuestra respiración, cantamos una suave nana que lo sume en un bienestar tan grande...

Ahora sí que se siente seguro y puede dormir feliz. Cada bebé necesita unas condiciones. Nosotros, que conocemos a nuestro hijo, las encontraremos... sin problema.


Etiquetas: bebé, dormir al bebé, recién nacido

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS