Preparando su llegada

El ajuar del bebé: ¿se puede heredar todo?

Que los pequeños de la casa se merecen lo mejor de lo mejor se da por descontado. Pero, ¿quiere eso decir que es necesario comprar una sillita nueva, una trona último modelo o estrenar una cuna para que nuestros hijos se sientan como auténticos príncipes?

También te puede interesar: Guía para montar la habitación del bebé
El ajuar del bebé

Muchos de los artículos del bebé se pueden heredar de hermanos, primos, vecinos... sin el menor problema. Tan solo hay que aplicar el sentido común jubilando aquello que esté en mal estado o no cumpla con la normativa. Para el resto, basta con revisar que todo esté en orden. ¿En qué hay que fijarse? ¿Se puede heredar todo?

 

Silla para el coche

SI. No es necesario comprar una nueva, siempre que la prestada cumpla con el reglamento ECE R-44/03. Para saberlo, solo hay que buscar la etiqueta de color naranja que deben llevar todas las sillas para el coche: ahí aparecerá el distintivo de homologación. Por lo demás, si es la adecuada para el peso de nuestro hijo (en esa misma etiqueta aparece el grupo de peso para el que está fabricada), tan solo hay que comprobar que se ajusta bien al automóvil, que no tiene problemas de sujeción y tiene la carrocería en buen estado.

 

El calzado

NO. Los zapatos con los que los niños van a caminar no deberían pasarse de unos a otros. Otra cosa son los zapatitos decorativos, esos que ponemos a los bebés que aún no andan. Estos sí se pueden heredar. Pero sus primeros pasos deberán darlos, o bien sin zapatos, o bien con unos nuevos. La razón es que los huesos del pie del niño se están desarrollando y no conviene que adquieran una forma inadecuada. Si se ha utilizado mucho, el zapato puede haberse amoldado al pie del niño que los estrenó y tener deformaciones.

 

La bañera

SI. Las bañeras de plástico no suelen presentar desperfectos después de un uso continuado, pero sí conviene fijarse en que la goma antideslizante siga teniendo efecto para que el bebé esté seguro durante su hora del baño.

 

La cuna

SI. La cuna es el lugar en el que pasará más tiempo durante los primeros meses, pero crecerá igual de sano y cuidado en una heredada que en otra a estrenar. Tan solo hay que vigilar que cumpla con la normativa europea de 2008, que entre otras cosas especifica que la distancia entre los barrotes debe ser de entre 45 y 65 milímetros, que los cantos han de ser redondeados sin aristas afiladas y que al menos dos de las cuatro ruedas tienen que tener frenos para evitar desplazamientos por los movimientos del niño. También conviene echar un vistazo al colchón, que dependiendo del tipo de uso que se le haya dado (los niños pueden usar la cuna hasta los dos años, cuando muchos empiezan a saltar sobre el colchón), puede presentar alguna deformidad, como partes más hundidas que otras. En ese caso, bastaría con cambiar únicamente el colchón.

 

La ropa

SI. La mayoría de la ropa del bebé suele estar como nuevas¡: los niños crecen tan rápido que ni siquiera les da tiempo a estrenar la cantidad de ropa que suelen regalar familiares y amigos. Heredar ropa no supone ningún problema, especialmente si el tejido es algodón 100%, que soporta muy bien tanto el paso del tiempo como el uso.

 

Cortauñas

SI. Los cortauñas no suelen sufrir desperfectos con el paso del tiempo, así que si alguien nos presta uno, podemos reutilizarlo con tranquilidad siempre que siga en buenas condiciones (a veces se oxidan o pierden eficacia con el uso continuado). Pero si continúa funcionando como cuando se compró, no hay motivo para no aprovecharlo.

 

Sacamocos

NO. Es preferible comprar uno nuevo. ¿La razón? Que suele deteriorarse con el tiempo y, además, se considera de uso personal único. Los pediatras aconsejan no utilizar los que ya han sido usados por otros bebés.

 

La trona

SI. No hay ningún inconveniente en que use una trona del bebé prestada por un familiar o amigo (o que herede la de un hermano) siempre y cuando el mecanismo para abrir y cerrar el cinturón de seguridad funcione perfectamente, el tejido que recubre el respaldo esté en buenas condiciones y el mecanismo de altura regulable, si lo tiene, funcione sin problemas.

 

La silla de paseo

SI. Tampoco hay problema en que utilice una silla de paseo heredada si sigue cumpliendo la normativa vigente, publicada hace diez años (si la silla es posterior a esa fecha, la cumplirá casi con toda seguridad). Pero antes de usarla, hay que revisar unas cuantas cosas a conciencia: que los cierres de los arneses de seguridad estén en buenas condiciones, que los frenos funcionen sin problema y que el asiento siga manteniendo su rigidez. Otro punto a tener en cuenta es la colchoneta, la parte blanda de la silla, que dependiendo de cuánto se haya usado, puede estar más o menos gastada, sobre todo en la zona donde el pequeño apoya las piernas. Las sillas que se fabrican actualmente suelen utilizar materiales duraderos y consistentes, así que habitualmente una usada por otro niño durante un par de años estará en perfectas condiciones. Pero si ha pasado por varias manos en los últimos años, es posible que la vestidura esté tan usada que haya que cambiarla.

 

Asesor: Fernando Cabañas, jefe de Pediatría del Hospital Universitario Quirón Madrid y del Hospital Quirón San José.

 

Etiquetas: bebé, cuna del bebé, productos para el bebé, recién nacido, ropa del bebé, silla del coche, sillas de paseo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS