Amnesia infantil

La memoria se activa a los tres meses pero, ¿por qué no recordamos nada de cuando éramos pequeños?

El fenómeno conocido como ‘amnesia infantil’ ha tenido desconcertados a los científicos desde hace siglos. ¿Por qué no recordamos nada de cuando éramos bebés? Un estudio ha puesto solución a la incógnita.

memoria
Fuente: iStock

En esta entrevista, Encarna muñoz nos contaba que los tres primeros meses de vida son fundamentales en el desarrollo psicológico y emocional posterior del niño. Explicaba que a esta temprana edad los bebés comienzan a tomar conciencia del sí mismos y de su existencia en el mundo. Aunque no tienen las armas para comprender lo que está ocurriendo a su alrededor, sí que son capaces de detectar un entorno demasiado hostil y con problemas y esto puede llevarle a desarrollar algún tipo de trastorno más adelante. Por eso, es importante cuidar mucho esta etapa vital.

Vinculada a esta información está la memoria de los bebés. ¿Tienen memoria los recién nacidos? La conocida como ‘amnesia infantil’ (el periodo de tiempo de nuestra vida del que no tenemos ningún recuerdo) ha mantenido en vilo y en desconcierto a los científicos desde hace siglos. Nadie se explicaba por qué no somos capaces de recordar nada de cuando éramos pequeños.

Sin embargo, una nueva investigación publicada en Current Biology acaba de arrojar un poco de luz sobre el tema. La conclusión principal dota de más sentido al primer párrafo: los bebés comienzan a tener memoria a los tres meses de vida. Eso sí, parece que varias conexiones cerebrales son las encargadas de hacernos olvidar qué pasaba entonces con nosotros.

El estudio en cuestión ha identificado que la parte del cerebro encargada de procesar los recuerdos ya está activa en bebés de tan solo tres meses de edad, aunque no está completamente formada. Esta región, conocida como hipocampo, tarda varios años en completar su maduración: concretamente, puede duplicar su tamaño en los dos primeros años de vida. Este podría ser el hecho que explique nuestra incapacidad para recordar la primera infancia.

Los bebés sí recuerdan, pero a su manera

El estudio, además, ha ido un paso más allá. Los investigadores han descubierto que los bebés sí recuerdan, pero que su cerebro es selectivo (ya que todavía no está formado del todo). Por tanto, tal y como explica Turk-Browne, uno de los autores principales, lo que podría estar ocurriendo es que a medida que el niño gana experiencia en el mundo, su cerebro busca patrones que lo ayuden a comprender y predecir lo que le rodea. De esta manera, es capaz de adquirir el que han denominado ‘aprendizaje estático’: aprenden a andar, a decir sus primeras palabras, a mirarse las manos, a reír,…

Pero, el ‘aprendizaje episódico’ no es tan importante para adaptarse al entorno y, por tanto, tarda más en llegar. Este es el relativo a recuerdos como la primera palabra que dijimos, aquél momento en que nuestra mamá nos sostenía en brazos,…  En fin, el responsable de que no nos acordemos de nada.

Aprendemos a andar porque eso es importante, pero no aprendemos a recordar cómo comenzamos a andar porque eso, según el estudio, no lo es tanto. “El aprendizaje estático puede ocurrir dentro del propio hipocampo de una manera que pasa por alto los circuitos de la memoria episódica. Por tanto, el hipocampo puede respaldar el aprendizaje estático de los bebés, antes de que pueda respaldar la memoria episódica”, afirman los autores del estudio.

A medida que esos cambios de circuito van ocurriendo, adquirimos la capacidad de almacenar los recuerdos. “Pero, aunque no podamos recordar nuestras experiencias de bebé, sí se están registrando de una manera que nos permite aprender de ellas”, explica Turk-Browne.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo