Recién nacido

La plagiocefalia, ¿cómo puedo evitarla?

La plagiocefalia es una de las anomalías craneofaciales más habituales. ¿Por qué ocurre? ¿Se puede evitar?

La plagiocefalia es una de las anomalías craneofaciales más comunes. Consiste en un aplanamiento del occipucio que causa una asimetría facial.

La plagiocefalia
Foto: Istock

Esta asimetría no tiene por qué afectar al desarrollo intelectual del bebé, pero sí que conlleva a problemas sobre todo estéticos.

La plagiocefalia es la deformidad más habitual, pero también existen otros tipos de deformidades craneales entre las que encontramos:

  • Plagiocefalia: es la más habitual y consiste en el aplanamiento generalmente del lado derecho o izquierdo de la parte trasera del cráneo.
  • Braquicefalia: cuando se aplana la parte trasera del cráneo.
  • Escafocefalia: es más habitual en bebés prematuros. Podemos observar un cráneo estrecho y alto.
  • Craneosinostosis: Son deformidades craneales que ocurren por un mal cierre de alguna de las suturas craneales.
  • Otras deformidades causadas por traumas, tumores, enfermedades, entre otros.

¿Cómo se diagnostica?

En la mayor parte de los casos, la simple exploración clínica y un análisis de los antecedentes del niño por parte del pediatra/fisioterapeuta permitirá obtener un diagnóstico fiable.

En el caso de que exista duda de si se trata de una plagiocefalia postural o una malformación del cráneo las pruebas a realizar son el TAC craneal y la reconstrucción tridimensional.

Debemos determinar con seguridad si nos encontramos ante un caso de deformidad postural, y por tanto ante un problema menor que solo precisa un manejo conservador y seguimiento, o ante una auténtica craneosinostosis, que requerirá un tratamiento quirúrgico con procedimientos intracraneales mayores.

¿Cuáles son los síntomas de la plagiocefalia?

Las deformidades craneales posicionales se suelen corregir espontáneamente con el desarrollo del niño en las primeras 6-8 semanas de vida.

En el caso de no mejorar con estos cambios posturales y con ejercicios específicos y fisioterapia especializada, se podría plantear el tratamiento mediante la craneoplastia ortésica dinámica (ortesis craneal, lo que se conoce como “el casco”).

¿Qué síntomas podemos encontrar?

  • Deformidad craneal
  • Deformidad facial
  • Contractura muscular cervical

¿Cuáles son las posibles causas?

La plagiocefalia posicional es la más habitual. Se debe a presiones externas sobre el cráneo. Esto puede suceder tanto intraútero, durante el momento del parto, como una vez el bebé nace al mantenerse en la misma posición durante periodos de tiempo largos.

También puede originarse por una tortícolis muscular congénita, que lleva al niño a apoyarse siempre sobre la misma zona de la cabeza.

¿Cómo se trata?

Tratamiento de la plagiocefalia
Foto: Istock

La mayoría se trata con cambios posturales y fisioterapia.

En otros casos, si lo primero no funciona o está muy marcada esa plagiocefalia, una vez es valorada por los profesionales, se utilizaría la ortesis craneal que es un casco especial de remodelado del cráneo, fabricado a medida, para corregir estas deformaciones en los recién nacidos.

La ortesis craneal no limita el crecimiento del cráneo si no que lo dirige hacia las partes en dónde el cráneo ha sufrido esa deformación, buscando la simetría de la cabeza.

¿Cómo puedo evitarlo?

En ocasiones, las deformidades no se pueden evitar ya que no dependen de nosotros (por ejemplo, si es posicional cuando está dentro del útero). En cambio, en la mayoría de los casos, como hemos recalcado anteriormente es debido a mantener la misma posición una vez ha nacido y eso se puede corregir más fácilmente.

Recomendamos mucho porteo, cambios posturales: por la noche dormir boca arriba ya que reduce el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante, pero por el día, cambios posturales bajo supervisión y acudir al especialista a las revisiones habituales o ante cualquier sospecha de deformidad.

Carla Quintana

Carla Quintana

Diplomada en Enfermeriìa por la Universidad Autoìnoma de Madrid y especializada en Obstetricia y Ginecología, trabajo como matrona poniendo en praìctica un cuidado personalizado, humanizado y cercano hacia la mujer embarazada y su pareja, para asiì poder disfrutar de este momento tan importante sin miedos, empoderada y segura de siì misma.

Continúa leyendo