Abuelos y nietos, inseparables

Ser abuelos: una segunda oportunidad

3 minutos

Hay muchas teorías sobre las segundas oportunidades. Que si existen, que si segundas partes nunca fueron buenas…

También te puede interesar: ¿Cómo reaccionan los abuelos ante la noticia de su nieto?
Ser abuelos: una segunda oportunidad

Hoy nuestras amigas de Great Moments nos diden rotundamente que SÍ y que, en el caso de los nietos, no solo existen las segundas oportunidades sino que son aún mejores. Porque las vivimos desde el conocimiento, la serenidad y la experiencia. Además la vivencia de  ser abuelos la recibimos con una perspectiva más lúdica, de disfrute propio (bueno para nuestra salud), de disfrute ajeno (bueno para nuestros nietos) y, lo más importante, de disfrute compartido (con ellos.)

Cuando se pasa de ser hijos a ser padres, hay un punto de inflexión psicológico importante. Nuestras creencias, nuestro modo de actuar, los pilares que rigen nuestras vidas se tambalean cuando nos convertimos en padres. Ponemos en duda todas nuestras decisiones, aumentan los miedos, las tensiones, las preocupaciones... En definitiva somos más felices y más infelices a la vez.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Comenzamos a vivir continuos desacuerdos con nuestras parejas, fruto de la tozudez propia y ajena. A veces, en un último vestigio de rebeldía frente a la autoridad paterna, nos enfrentamos a nuestros padres, les descubrimos ahora falibles y débiles. 

¿Cuándo castigarles?, ¿cómo dormirles?, ¿tenerles en brazos o no?, ¿darles chuches o no? Todas estas cuestiones se agolpan en nuestra cabeza a la vez y debemos tomar muchas decisiones por primera vez. Como resultado de la inseguridad que esto nos genera, muchas veces imponemos reglas inamovibles de forma general, del tipo: nuestros hijos no toman chuches entre semana, y como actitud ejemplarizante nosotros tampoco las tomaremos. Así una tras otra,  reglas que llenan de contenido la difícil tarea de educar.

A veces seguimos dudando de nosotros, si lo hicimos bien cuando decidimos ponerle límites a uno de nuestros hijos o quizás cuando sentimos que alguno de ellos se alejaba; nos preguntamos si fue motivado por nosotros... En ocasiones, lamentamos no haber actuado de una forma u otra, no haber sido más comprensivos, más tolerantes… siempre actuamos pensando en el bien de nuestros hijos; ¿funcionó? ¿ cómo se nos dio nuestro papel de padres? Estas dudas, a veces, aún siguen en el aire.

Para educar, ya están los padres

Pero la vida es flexible, modulante de sensaciones, cambiante por momentos. Eso lo sabemos cuando somos abuelos. Aceptamos quiénes somos, nos conocemos y confiamos más en nosotros mismos. Nos damos cuenta de que muchas veces lo que servía ayer ya no sirve hoy pero quizás volverá a servir mañana. Lo que de verdad importa está en nuestro corazón, y en él, cuando te conviertes en abuelo, los  nietos ocupan un lugar muy privilegiado.

Siendo abuelos sabemos disfrutar con corazón y cabeza a partes iguales de la vida, sin darnos cuenta descubrimos que, por extensión, lo que a nosotros nos hace felices a nuestros nietos también. Queremos bebernos la vida a sorbos pequeños o grandes, pero siempre completos de afecto y de disfrute. Nos damos cuenta de que en el pasado nos empeñamos en estas u otras cosas, que hoy, con la perspectiva del tiempo, nos parecen pequeñeces y absurdeces, comparadas con la inmensidad de recuerdos y la intensidad de vivencias que nos ha regalado la experiencia. Ahora buscamos eso, simplemente disfrutar, querer sin límites, ni fundamento, entregar amor a raudales sin medidas, sin juzgar, sin búsqueda de retorno. Y el amor a nuestros nietos es así, inconmensurable e inexplicable. Lo tenemos claro: queremos pasar la mayor parte de tiempo con ellos, llevarles a mil sitios, enseñarles mil cosas, aprender con ellos, dejar una semilla nuestra en sus pensamientos.

¿Eres una super abuela en búsqueda de ideas divertidas para tus nietos? ¿Quieres recibir ideas de planes para ti y tus nietos cada semana? Apúntate a la primera Newsletter llena de información solo para super abuelas pinchando aquí.

Etiquetas: paternidad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS