Cuidado del bebé

¿Usas pañales de tela? Estos son los errores más comunes

Es cierto que los pañales de tela pueden ofrecer muchas ventajas, especialmente en lo relacionado con el cuidado del medio ambiente y por el evidente ahorro económico que supone a largo plazo. Pero siempre y cuando se utilicen de manera correcta, evitando algunos de los errores que te comentamos en esta nota.

En los últimos años, los pañales de tela se están poniendo muy de moda. Sobretodo desde que muchos papás y mamás están siendo conscientes ya no solo de lo que puede suponer para el medio ambiente el uso de pañales con materiales plásticos o poco biodegradables, sino porque muchos de estos pañales pueden ser perjudiciales para la piel de su bebé, aumentando en algunos casos los brotes de dermatitis atópica y otros problemas de la piel relacionados.

Sin embargo, los pañales de tela se caracterizan por ser bastante más caro, aunque la realidad es que con algo de paciencia y sobre todo muchísima constancia, a la larga saldremos ganando, no solo en calidad (al ser un pañal lo más natural posible, y muy respetuoso por tanto con la piel tan sensible del bebé), sino en ahorro económico. Es más, ¿sabías que con cada pañal de tela que utilizas estás evitando que 250 pañales desechables de un solo uso vayan directos a la basura?

No obstante, es cierto que es muchísimo más cómodo utilizar cada día pañales desechables, porque cada vez que el bebé los ensucia solo tenemos que retirarlo, tirarlo a la basura, y ponerle uno nuevo. Sin embargo, los pañales de tela requieren un poco más de sacrificio, aunque a la larga los beneficios pueden llegar a ser innumerables.

Pero, como ocurre con todo, el uso de pañales de tela no está exento de errores, sobre todo si somos primerizos a la hora de utilizarlos, y no tenemos experiencia con ellos. Por suerte, es posible enumerar y descubrir algunos de ellos, para intentar -al menos- evitarlos al máximo.

Los principales errores a la hora de usar pañales de tela

1. No ajustarlo correctamente

¿Sabías que, en realidad, la mayoría de los problemas de fugas son causados por un pañal mal ajustado, o indebidamente colocado? Y esto ocurre por igual independientemente del tipo que se utilice, ya que puede suceder con un pañal de tela o con un pañal desechable.

Para los padres que optan por probar los pañales de tela, todos los botones usados para presionarlo pueden resultar verdaderamente confusos. Sin embargo, esos botones a presión no son únicamente decorativos, sino que poseen un valor funcional ciertamente importante.

Lo ideal es intentar ajustarlos de forma correcta a la cintura y entre las piernas. Además, muchos de los pañales de tela poseen la ventaja añadida de ajustarse conforme el bebé va creciendo.

2. Lavarlos con agua caliente

Cuando el pañal de tela se ensucia (ya sea de pipí o de caca), lo habitual es ir corriendo a lavarlo con agua hirviendo. Sin embargo, en los pañales de tela más modernos, el uso de agua caliente por encima de los 40 ºC puede acabar dañando la capa impermeable del mismo. Y no solo esto, sino que también podría terminar afectando a los elásticos.

Además, el uso del agua muy caliente para lavar la parte posterior del pañal hace que gotee, pudiendo llegar a arruinarse para siempre.

¿Cómo solucionarlo? Es mejor utilizar agua por debajo de los 40 ºC a la hora de lavar los pañales de tela. De hecho, muchos de los padres que los usan recomiendan hacer un ciclo de lavado completo con agua fría o tibia, a un máximo de 35 ºC de temperatura.

3. Utilizar detergente para bebés

Al contrario de lo que puedas pensar en un primer momento, la realidad es que los detergentes especialmente elaborados para bebés no son efectivos para limpiar los pañales de tela. Son solo útiles para las prendas de ropa del pequeño.

Además, lo habitual es que muchos de los detergentes para bebés contengan aditivos y fragancias no recomendados a la hora de lavar los pañales de tela.

4. Darle al pañal un poco de tiempo entre cambios

Dado que estás utilizando pañales de tela, o incluso pañales de tela desechables, es necesario cambiar un pañal con caquita de bebé de inmediato. En este sentido, la mayoría de fabricantes aconsejan cambiar los pañales de tela al menos cada 3 horas, más o menos.

Además, es necesario darle al bebé unos minutos entre cambios, para permitir que la piel del pequeño se airee, con lo que evitaremos la acumulación de orina, y se convertirá en la mejor manera de prevenir incómodas o dolorosas erupciones cutáneas, y fugas. 

5. Usar cremas o lociones

Las  cremas, humectantes, vaselina o las lociones crean una capa de recubrimiento aceitosa y encerada en el interior del pañal, haciendo que los pañales de tela acaben por repeler la orina, y goteen en lugar de absorberlo.

De hecho, una vez pegado al pañal, la grasa de las lociones y las cremas puede ser tremendamente difícil de eliminar. Por tanto, no es aconsejable aplicar cremas o lociones e inmediatamente colocar el pañal de tela, sino que lo ideal es dejar que la piel pueda absorberlas un poco. O, incluso, sustituirlos por aceite de coco orgánico.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo