Bebé

Colonias para bebés: cómo elegir y qué precauciones debemos tener

Después del baño, siempre tenemos la tentación de rociar al bebé con colonia, cosa que, por un lado, no es necesario. Sin embargo, podemos perfumar al bebé siempre teniendo en cuenta algunos aspectos a la hora de elegir su colonia y también al aplicarla.

A la hora de elegir una colonia para bebé es importante tener en cuenta que su piel es muy delicada y hay que fijarse bien en los productos para que sean lo más delicados y menos agresivos posible. La memoria olfativa de los niños comienza a desarrollarse muy temprano. Las colonias infantiles también permiten al bebé descubrir olores que, al principio son nuevos, y después les van resultando familiares. Es necesario recordar que los aromas crean vínculos emotivos.

En concreto, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos: 

 

Alcohol

La colonia para bebé que elijamos no debe contener alcohol o, en su defecto, que la cantidad sea muy baja. Esto es importante para respetar su delicada y sensible piel. El alcohol puede provocar irritación y escozor.

Hipoalergénica

Es importante elegir una colonia que sea hipoalergénica, ya que, como ya hemos dicho, su piel es muy sensible y además su sistema inmune tampoco está desarrollado, por lo que es más susceptible a reacciones alérgicas. 

Natural

Cuantas menos sustancias y componentes tenga la colonia para bebé mejor. Es fundamental que sea lo más natural posible. Por eso, es muy importante leer bien la etiqueta de cada producto y comprobar su composición para asegurarnos de que no contiene ingredientes agresivos ni tóxicos.

Aromas suave y entrañables

Es necesario que la colonia para el bebé tenga un aroma suave, ligero, fresco y dulce o entrañable. No son nada recomendables los perfumes intensos, con demasiada fragancia o densos. Los aromas cítricos y florales son muy populares. 

Textura

A la hora de escoger el perfume para bebé también es importante comprobar la textura: debe ser ligera, que no quede pegajosa. 

Cómo aplicar la colonia al bebé

Insistimos de nuevo en que la piel del bebé es muy sensible, por eso, no es buena idea aplicar la colonia directamente sobre ella. Lo mejor es aplicarla en su ropa o sobre nuestras manos y con ellas acariciar sus bracitos o el cuerpo con delicadeza. En la cabeza nunca debemos echarles colonia, ya que es una zona muy sensible y delicada. Tampoco en las manos, porque siempre están llevándoselas a la boca. Otra buena idea es aplicar la colonia sobre su cepillo y peinarle.

La cantidad justa

Como decíamos al principio, tenemos la tentación de bañar al bebé en colonia y no es aconsejable ni necesario. Si queremos perfumar al bebé, con un par de gotitas es más que suficiente.

Otras formas de perfumar al bebé

Con una buena higiene y el baño del bebé es suficiente para que el peque huela a limpio y mantenga ese característico olor a bebé que nos vuelve locos. Sin embargo, si queremos perfumar al bebé, podemos recurrir a la colonia, pero también a otros productos, como los aceites naturales o las cremas infantiles. No obstante, elijamos lo que elijamos hay que tener en cuenta las características que hemos explicado antes y fijarnos bien en la etiqueta y la composición de los productos para evitar reacciones alérgicas. 

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo