Ser Padres

¿Tu hijo tiene la piel atópica? Resolvemos todas las dudas

¿Has ido al pediatra y te ha dicho que tu bebé tiene la piel atópica? Tranquilo/a, te resolvemos las dudas más frecuentes.

La dermatitis atópica es la enfermedad de la piel más frecuente en la infancia. Se trata de una inflamación crónica de la piel. De forma característica aparecen placas de eccemas, que al tacto se notan más rugosas, diferenciadas de la piel sana, que en un bebé suele ser muy suave. También aparecen picor, enrojecimiento y descamación de la piel.

¿Cuál es la causa de la piel atópica?

Foto: Istock

Tu hijo tiene la piel atópicaFoto: Istock

La aparición de eccemas se relaciona con causas genéticas. Habitualmente existen antecedentes familiares de atopia, que pueden ir desde alergias a rinitis o asma, en los padres o hermanos del bebé.
Cuando la piel está sana mantiene una barrera de protección frente a microorganismos, irritantes y alérgenos (sustancias capaces de provocar una reacción alérgica) Sin embargo, cuando aparece el eccema la piel se inflama, se vuelve más frágil y pierde la función de barrera protectora, de forma que queda a merced de estos agentes. Pueden aparecer sobreinfecciones bacterianas y alergias alimentarias.

¿Qué es la marcha atópica?

Los bebés que tienen dermatitis atópica tienen más posibilidades de padecer complicaciones como alergias alimentarias, rinitis o asma. Se postula que el primer contacto con los alimentos en una piel con la función protectora alterada puede ser causa de alergias alimentarias.
Sabemos que en la genética de estos pequeños existe una combinación que propicia el desarrollo de asma o rinitis. El primer paso de la marcha atópica es la dermatitis, pero conforme el bebé crece pueden aparecer estas otras manifestaciones de la atopia. Las últimas investigaciones apuntan que, si somos capaces de controlar la dermatitis, evitaremos o retrasaremos la progresión de otras enfermedades relacionadas.

¿Cuáles son los síntomas de la piel atópica?

De forma característica la dermatitis evoluciona por brotes. La piel atópica es ya de por sí una piel inflamada y con tendencia a secarse con facilidad, pero cuando aparecen eccemas, enrojecimiento, descamación y picor estamos ante un brote.
Una vez controlado con el tratamiento, el brote puede volver a aparecer si no cuidamos la piel., hidratándola con frecuencia También pueden aparecer brotes ante irritaciones externas como jabones fuertes, detergentes o tejidos sintéticos.

¿Cuál es el tratamiento?

Foto: Istock

Cómo tratar la piel atópicaFoto: Istock

No hay duda de que el tratamiento fundamental de la dermatitis son los corticoides tópicos, es decir, en crema, emulsión o loción. Durante los brotes debemos aplicar estos productos que bajarán la inflamación de la piel y controlarán el picor.
Es muy frecuente que entre los padres exista temor a usar los corticoides, que gozan ya de por sí de mala fama, pero es muy importante que tanto pediatras como dermatólogos luchemos contra esta “corticofobia”. Ante un brote hay que tratar con corticoides porque es necesario atajarlo cuanto antes mejor. Conviene explicar a los padres que, bien utilizados y siguiendo las recomendaciones que les indiquemos, no van a tener efectos indeseables, todo lo contrario, van a conseguir que la piel se recupere antes volviendo a garantizar la función de barrera protectora.
Cuando empiezan a aparecer los eccemas muchos padres insisten en aplicar cremas hidratantes para “ver si se le pasa” pero la realidad es que no se suele pasar, sino que va a más y al final nos encontramos con un brote más grave que necesitará más tiempo de tratamiento con corticoides tópicos para mejorar.

¿Cómo debo cuidar la piel de mi bebé?

Hidratar, hidratar e hidratar. Es muy importante mantener una correcta higiene de la piel, pero con duchas cortas y de agua templada. Los baños muy largos o con agua demasiado caliente van a resecar más la piel.
Las esponjas no están recomendadas puesto que, al retener agua, se convierten en sitios perfectos para que las bacterias proliferen. Elige una gama de farmacia, tanto para gel como para crema, específica para pieles atópicas y evita productos con alcohol o perfumes.
En cuanto a la ropa existen detergentes específicos para este tipo de piel y es preferible optar por tejidos naturales como algodón o lino. Evita lana, que siempre va a producir más picor, tejidos sintéticos, adornos, encajes y corta las etiquetas del interior de las prendas para que no molesten al bebé.

¿Cuáles pueden ser las complicaciones de la dermatitis atópica?

Podemos encontrarnos con múltiples complicaciones, pero sobre todo con dos:
  • Infecciones de la piel.  Es frecuente que, de forma secundaria al rascado persistente, aparezcan escoriaciones y heridas.   Esto aumenta el riesgo de infecciones por bacterias o virus, como en el caso de los moluscos en la piel.
  • Problemas de sueño. El ciclo de picazón-rascado puede dar lugar a una mala calidad de sueño, con despertares frecuentes.

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

tracking