Ser Padres

Porteo de bebés, ¿moda o vuelta a los orígenes?

En los últimos años ha aparecido un interés creciente sobre la práctica de porteo y cada vez son más frecuentes en la consulta preguntas sobre mochilas, fulares… y cómo llevar al bebé de forma segura. Pero, ¿realmente es una moda? ¿O es cómo se ha transportado al bebé desde hace milenios?

En la especie humana, los bebés nacen sin poder desplazarse por si mismos de un sitio a otro. Necesitan la presencia continua de sus padres, ya que son seres completamente dependientes. El contacto físico hace que estén más tranquilos y les proporciona seguridad.
Remontémonos a los orígenes de la especie y fijémonos en los primates, nuestros “parientes” más cercanos. Las crías suelen agarrarse al pelo de sus madres y “viajar” sobre su espalda. ¿No es esto, una forma de porteo? Durante la evolución hemos perdido el pelo y nuestros bebés ya no tienen ese agarre. Pero disfrutan la sensación de seguridad al contacto con sus progenitores exactamente igual.
Foto: Istock

Porteo de bebésFoto: Istock

Desde hace milenios, en todas las culturas, las madres han porteado a sus pequeños, ya que esta práctica les liberaba las manos a la vez que les permitía atender al bebé.
Así que, más que ponerse de moda, la práctica del porteo se está recuperando en los países más industrializados.

¿Cuáles son los beneficios del porteo?

Según la Asociación Española de Pediatría los beneficios del porteo para el bebé son:

¿Y solo beneficia al bebé? No, al adulto también

  • Al tener las manos libres, la madre o padre ganan en autonomía, pudiendo realizar otras actividades. 
  • Un bebé que llora menos y duerme mejor es sinónimo de padres descansados y con mejor salud mental. El porteo disminuye el riesgo de depresión postparto.
  • Pero, ¿es malo para la espalda, verdad?  No, no solo no es negativo, sino que los útiles de porteo usados correctamente protegen y favorecen la musculatura. Escoge modelos ergonómicos y homologados.
Foto: Istock

Beneficios del porteo para el bebé y los padresFoto: Istock

A pesar de que todo parecen ventajas, es muy importante informarse adecuadamente antes de lanzarse a comprar cualquier producto.
Existen multitud de opciones, mochilas, fular tejido, fular elástico, bandoleras, de diferentes formas y tejidos. Una asesora en porteo nos será muy útil en caso de dudas, tanto para ayudarnos a elegir la mejor opción como para enseñarnos a colocar al bebé adecuadamente, y con seguridad.

¿Cómo hacer el porteo correctamente?

Siempre haremos el porteo con el bebé mirando hacia nosotros, nunca mirando hacia adelante. Recordaremos dos letras, la “C” y la “M”. La espalda del bebé debe ir flexionada, haciendo forma de “C” y las piernas deben ir muy abiertas, en posición de “ranita” o con forma de “M”, con las rodillas más altas que las nalgas.
El portabebés debe adaptarse a la posición natural del bebé. Para comprobar que la sujeción es adecuada, observa que al inclinarte el pequeño no se separe de tu cuerpo. El bebé debe quedar alto, de forma que podamos darle un beso fácilmente en la cabeza. Debemos asegurarnos de que su cara y nariz están despejadas, para que pueda respirar, y que el cuello no está flexionado.
Evitaremos llevar al bebé con las piernas colgando. Tampoco se recomienda portear al bebé mientras viajamos en un vehículo, si hay riesgo de que nos podamos caer o si hay cerca líquidos calientes.

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

tracking