Ser Padres

El segurómetro, un truco para evitar atragantamientos

Los bebés se lo llevan todo a la boca. Para evitar atragantamientos, retiramos de su alance cualquier objeto que calculamos demasiado pequeño. ¿Cómo estar seguros?

Autor: C.M.
Una buena manera de evitar atragantamientos es utilizar el segurómetro, un "artilugio" que podemos construir haciendo un agujero en la parte superior de una caja de zapatos de 3 cm de diámetro. Todos aquellos objetos que podamos introducir por el orificio, pueden producir ahogo.
Ojo con los objetos que puedan  desmontarse o abrirse: el mando a distancia pasaría con creces la prueba del segurómetro, pero no las pilas que lleva que, además, son tóxicas. Cuidado también cuando tenemos niños de diferentes edades en casa; las piezas pequeñas de los juguetes de los mayores son peligrosas para los más pequeños.

En caso de que se haya tragado algo…

  • Si el objeto no se ve a simple vista, no hay que introducir los dedos en la garganta del niño para buscarlo. Podemos lastimarle con las uñas, empujarlo más adentro o hacer que se le clave.
  • Conservar la calma y actuar con delicadeza. Así debemos comportarnos los padres en la medida de lo posible. Si el niño nos ve nerviosos, le contagiaremos nuestra angustia y la situación puede hacerse más grave.

tracking