Ser Padres

Posiciones de lactancia: existe una especial para cada necesidad

No existe una única forma de amantar al bebé. Conforme vayáis tomando confianza con la lactancia, podréis elegir la posición que más se adapte a vuestras necesidades. Estos son sus nombres y así se practican.

Marta Moreno

Nadie dijo que acostumbrarse a la lactancia materna fuera tarea fácil. Es un camino lleno de luces y sombras. Luces, como el gran vínculo que te unirá a tu bebé o los beneficios físicos que puedes extraer de ella. Sombras como las mastitis, el dolor de pechos, la dificultad para que el niño se agarre al pecho o los reflujos, en su caso. Pero, una vez consolidada, el camino se vuelve cada vez más claro.

Para prevenir problemas en la lactancia materna es indispensable que tanto la madre como el bebé adopten una buena postura o posición para dar el pecho y, sobre todo, que ambas partes estén cómodas a las horas de las tomas.

Sabiendo esto, es importante destacar también que no hay una postura mejor que otra. En lo único que debéis centraros es que, como decimos, en vuestra comodidad y en buscar esa postura que mejor se adapte a las necesidades de las dos partes.

Y es que, dependiendo de si la mamá tiene mastitis, si el bebé tiene reflujo, si se trata de una toma nocturna o de si se ha practicado una cesárea, entre otras, pueden escogerse algunas posturas más adecuadas que otras.

Lo más importante, de acuerdo a la Asociación Española de Pediatría, es que el bebé esté enfrentado y pegado al cuerpo de la madre y que se agarre bien al pecho, introduciendo gran parte de la areola en su boca, para que al mover la lengua no lesione el pezón. Además, Medela también recomienda que el bebé esté cómodo y bien sujeto: su cabeza, cuello y columna no pueden estar torcidos. Y que la mamá se ayude de cojines o almohadas para que esté más cómoda.

Basándonos en las explicaciones de diferentes fuentes expertas, hemos elaborado una lista con algunas de las posturas o posiciones para amamantar más famosas y más útiles, dependiendo de las necesidades. Algunas son muy conocidas y otras, sin embargo, pueden causar cierto reparo al principio, pero os aseguramos que están totalmente avaladas, son seguras y, además, pueden facilitar la lactancia en ocasiones puntuales.

Os contamos cuáles son, cómo se llaman y cómo puedes practicarlas desde hoy con tu bebé.

tracking