Ser Padres

Tronas para niños: todo lo que debemos tener en cuenta

Aunque podemos pensar que no es tan importante, lo cierto es que escoger la trona más adecuada para nuestro bebé es imprescindible, no solo para su propia seguridad, sino a la hora de conseguir que el pequeño esté cómodo cuando se siente en ella.

Desde comida volando por los aires hasta los azulejos de la cocina sucios, pasando por lágrimas, desorden y manchas. No hay duda que la hora de comer puede acabar convirtiéndose en una experiencia tan única como desafiante, por lo que lo último que deseamos es disponer de una trona que, lejos de ayudar, lo haga todo un poco más complicado y difícil.
Es sumamente recomendable que las tronas para niños sean no solo resistentes, sino seguras. Es decir, deben garantizar al máximo que el niño, cuando se encuentra sentado en ellas, se encuentren cien por cien seguros, sin riesgo a caídas. Además, también deben tener absolutamente todas las características adecuadas para facilitar la hora de comer.
Por este motivo, es conveniente tener en cuenta algunos aspectos básicos y esenciales a la hora de comprar una trona para nuestro hijo, conociendo especialmente qué buscar y qué elementos y funciones deberían tener.
No en vano, existen tantas opciones disponibles en el mercado que es perfectamente posible que, al encontrarnos en la tienda, nos inunden toda una gran cantidad de dudas, por lo que siempre es recomendable tener claros algunos aspectos fundamentales.

La importancia de la seguridad en una trona para niños

¿Sabías que uno de los accidentes más comunes relacionados con el uso de tronas en casa ocurre cuando el niño se cae al suelo después de haber intentado levantarse de la silla o subirse en ella?
También podemos mencionar otras lesiones graves, como daños en los dedos de los pies o de las manos debido a piezas móviles o huecos. O, en casos más serios, riesgo de asfixia por la presencia de piezas pequeñas fácilmente desmontables por parte del niño.
Debido a ello, es importantísimo revisar siempre la trona antes de comprarla, lo que significa que es sumamente recomendable que se encuentre instalada en la tienda, para así poder analizarla bien, verificando su estabilidad, jugando con las partes móviles (para verificar el riesgo de que pudieran soltarse con facilidad) o introducir los dedos en aquellas grietas que pudieran suponer un riesgo para el niño.
Además, es de vital importancia consultar las dudas que tengamos con el dependiente, para asegurarnos de que no nos encontramos comprando una trona que, luego en casa, puede acabar convirtiéndose en un peligro, o en una opción originalmente poco adecuada y útil.
Por otro lado, es importantísimo que cuenten con la etiqueta europea de homologación, concretamente la normativa UNE 14988. De esta forma, el marcado CE sería un indicativo de que esa trona en concreto se ajustaría a los parámetros de seguridad establecidos por la Unión Europea).

Correas de sujeción: fáciles de usar

Foto: Istock

Qué fijarse a la hora de comprar una trona para bebésFoto: Istock

Como te comentábamos en el apartado anterior, uno de los accidentes más comunes ocurre cuando el niño se cae al suelo. Y esto suele ser debido a que las correas no han sido sujetadas de forma correcta o adecuadas, sobre todo con el debido arnés de seguridad.
Dado que a medida que el niño empieza a crecer adquirirá una mayor movilidad, es normal que llegado el momento empiece a intentar salir de la trona. En estos casos, un arnés de tres o cinco puntos puede ser de muchísima ayuda, ya que evitarán que el niño se ponga de pie en la silla o pueda deslizarse por debajo de la bandeja.

Escogiendo un asiento y respaldo cómodos

La amplitud de la trona, al igual que la comodidad, son otros dos elementos indispensables a tener en cuenta a la hora de comprar una trona, además de los propios parámetros que tienen que ver con la seguridad.
Y es que el hecho de que sea cómoda y amplia ayudará a que el niño se sienta a gusto en ella; o a que literalmente acabe por cogerle manía y no soporte estar sentado en ella para comer.
Dado que a medida que va cumpliendo meses lo más común es que tienda a pasar algo más de tiempo sentado en ella, es recomendable que pueda moverse en ella, pero manteniendo siempre la seguridad.

Otros aspectos interesantes y útiles en los que fijarnos

Además de aspectos relacionados con la seguridad, comodidad y amplitud, también es recomendable escoger tronas que sean plegables o portátiles, dado que tenderán a ocupar menos espacio y no estorbarán.
Respecto al material, aunque es cierto que las fabricadas en madera se caracterizan por ser más macizas y estéticas, pueden ser ligeramente un poco más pesadas. Por este motivo, muchos padres optan por tronas de plástico, al ser más ligeras y cómodas de usar.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking