Consejos para...

Viajar en avión con el bebé

Es un buen modo de viajar con niños porque es cómodo y rápido. ¿Inconvenientes? Largos tiempos de espera y tener que acudir con mucha antelación al aeropuerto. Te damos siete trucos que te lo harán más fácil.

Viajar en avión con el bebé

Cuando se viaja en avión lo peor son los tiempos de espera o las largas caminatas hasta la puerta de embarque. Si vamos con el bebé, hay que tener en cuenta ambos aspectos e ir preparados para no morir en el intento.

7 trucos para viajar en avión con el bebé

1. Lo primero es llevar una mochila a mano con algo de comer, agua, pañales, algún juguete y algo de abrigo (por el aire acondicionado). Si el vuelo se retrasa, se estará preparado para atender las necesidades del pequeño.

2. En el caso de los bebés, se recomienda además llevarlo en una mochilita (delante o a la espalda), será más cómodo para los padres, si la caminata hasta el avión es larga o toca esperar mucho para embarcar. La silla de paseo se puede facturar y tener un bulto menos del que ocuparnos. En ese caso, métela en algún tipo de bolsa o envuélvela con papel transparente (hay en los aeropuertos para las maletas) para evitar que se deteriore. Si se prefiere utilizar la silla hasta el último momento, es conveniente preguntar a la compañía si se puede subir al avión y si es así, que coste tiene.

3. Cuando el bebé camine solo, no le pierdas de vista ni un segundo, es facilísimo que se pierda. Son espacios enormes, llenos de gente, donde un pequeñín que no llega al metro de altura puede desaparecer en un plis-plas.

4. Una vez en el avión, el bebé irá en brazos sujeto con un cinturón auxiliar anclado junto al del adulto. Una ventaja es que, como hasta los dos años no ocupan asiento, sólo pagan sólo un 10% de la tarifa y las tasas de aeropuerto. En los vuelos largos te aconsejamos que pidas una cuna. Las compañías aéreas disponen de modelos homologados para niños de hasta 11 kg de peso. Eso sí, no en todos los casos es un servicio gratuito. Los baños, sin embargo, suelen incorporar cambiador (gratis).

5. Ten cuidado con el cambio de presión que se produce al despegar o aterrizar ya que puede ser muy molesto para estos pequeños viajeros y ponerse a llorar, sin motivo aparente. Se puede aliviar dándoles agua justo en esos momentos (o el pecho, si están todavía con lactancia materna). El movimiento que realizan al tragar evita que se les taponen los oídos.

6. También hay que tener cuenta otro aspecto: si la madre está embarazada de más de 32 semanas, la compañía aérea puede solicitar un informe médico que certifique que la gestación es normal e indique la fecha probable de parto. La razón es evitar en la medida de lo posible que la mujer se ponga de parto durante el vuelo.

7. Respecto a la comida de los niños, se pueden subir alimentos infantiles al avión siempre y cuando el pequeño haya de seguir una dieta específica (celiacos). En ese caso, deberán ir separado del equipaje de mano para que puedan revisarlo en los controles de seguridad y llevar algún tipo de comprobante que justifique tener que subirlos al avión.

Más información: Aena Aeropuertos 

Etiquetas: bebé, embarazada, silla del coche, sillas de paseo, viajar con bebé, viajar con niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS