Estimulación

Estimulación: aciertos y errores

Cada vez se habla más de estimula­ción, de potenciar las capacidades del bebé. Pero, ¿qué es exactamente estimular? Y sobre todo, ¿qué no es?

Estimulación: aciertos y errores

Estimular a tu hi­jo no es seguir con él una clase magis­tral, es jugar juntos y realizar activida­des que fortalezcan el vínculo emocio­nal entre ambos. Estimular también es ofrecerle expe­riencias y sensacio­nes adecuadas a su edad y a su ritmo de desarrollo, viven­cias que le permi­tan conocer y rela­cionarse mejor con el mundo que le ro­dea. Estimular bien no es difícil. En pa­labras de la doctora Miriam Stoppard, autora de 'El apren­dizaje de tu bebé mes a mes' (Ed. Li­bros Cúpula): «Lo único que debes ha­cer es dejarte llevar por él. Esta es la re­gla de oro. Él mis­mo emitirá una se­rie de señales que te indicarán que puede y quiere se­guir adelante».

Los aciertos de estimular

  • Conocer las pautas generales. Si bus­cas en Google las palabras « calendario de desarrollo del niño», encontrarás di­versas tablas con los logros principales del bebé en sus distintas etapas de crecimien­to. Así podrás hacerte una idea del mo­mento en que aparece cada hito.
  • Respetar su ritmo. Recuerda que este ti­po de calendarios de habilidades son orientativos y flexibles.
  • Entender las diferencias. Ten en cuenta que los niños y las niñas no se desarro­llan igual. «Esto no significa que un sexo sea superior al otro, solo quiere decir que son diferentes», dice la doctora Miriam Stoppard. Y lo explica: «Por ejemplo, las áreas del hemisferio izquierdo destinadas al lenguaje están más desarrolladas en el cerebro de las niñas. Los niños, por su par­te, las superan en visualización espacial. Si conoces lo que los diferencia, podrás con­centrarte en los puntos fuertes de tu bebé y animarlo para que refuerce los débiles».
  • Pasar un buen rato. La base de la estimu­lación es el juego y el amor. Así que a pa­sarlo bien y a derrochar cariño.
  • Ir paso a paso. Los niños deben adqui­rir una habilidad para pasar a la siguiente. Los estímulos deben fomentar la aparición de cada una en el momento adecuado.
  • Hacerle sentir feliz por sus logros. Sonríe cuando consiga agarrar el sonajero y sacar ruidito de él, aplaude cuando dé sus pri­meros pasos... Así adquirirá confianza en sí mismo y querrá aprender más.

Los errores de estimular

  • Convertirlo en una obligación. Aquí no funciona eso de «todos los días a la misma hora». Improvi­sar, salirse de la rutina y cambiar de planes tam­bién aporta estímulos.
  • Subestimar el juego. Estimular a tu hijo no es sentarte frente a él y en­señarle un bit de inteli­gencia tras otro para que el niño aprenda a reco­nocer Los girasoles de Van Gogh antes que a decir su nombre. Jugar, jugar y jugar; esta es la base del aprendizaje.
  • Insistir si no quiere. Cuando el niño deja de prestar atención o pro­testa porque no le ape­tece continuar, cambia a otra cosa o deja que él elija el entretenimiento.
  • Meterle prisa. Ningún bebé de tres meses pue­de coger un guisante y ningún niño corre según se pone de pie. Lo im­portante es ayudarlo en el momento adecuado.

 

Etiquetas: bebé, bebé 1 mes, bebé 10 meses, bebé 11 meses, bebé 3 meses, estimulación, estimulación bebés

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS