Psicología

Separarse de mamá sin traumas

Para un bebé o un niño pequeño es doloroso separarse de su madre. Por eso no conviene dejarle un día de buenas a primeras en manos de una cuidadora extraña o en la escuela infantil sin haberle preparado para ello.

Separarse de mamá sin traumas

Según Guillermo Kozameh, médico psicoanalista, el mejor modo de habituarle a separarse de mamá "es dejando al niño en casa con alguna persona que no sea de la familia por breves periodos de tiempo. De ese modo, el pequeño se irá acostumbrando a estar con alguien diferente a su mamá y aprenderá que ella vuelve más tarde, que no desaparece".

Hay que tener en cuenta que los niños pequeños no tienen noción del tiempo y todavía no han comprobado que mamá siempre vuelve a su lado. Ellos no saben si desde que la madre se fue, ha pasado un minuto o una hora, lo único que saben es que ella no está, y se sienten solos y desamparados. Por eso el hecho de prepararles para las pequeñas ausencias de la madre en un entorno familiar como es su casa, reduce su sensación de inseguridad.

"Si el bebé comienza en la escuela infantil, otra posibilidad -apunta Kozameh- es que durante la primera semana la mamá lo deje por poco tiempo en el centro y vaya aumentando el tiempo de permanencia paulatinamente". Este es el sistema que normalmente utilizan las guarderías. Se empieza dejando a los pequeños una hora, luego dos… hasta llegar a la jornada completa. Este proceso puede durar una semana o un mes, según las escuelas. En algunas permiten incluso que los padres acompañen al pequeño dentro del aula para que se sienta más tranquilo y confiado.

Es muy recomendable que el niño lleve a la escuela algún objeto de casa por el que sienta un apego especial. Las cuidadoras saben que tener a mano su peluche favorito o la mantita de su cama les da seguridad, así que no ponen trabas a que el pequeño venga acompañado de su objeto de consuelo.

Las separaciones traumáticas, como dejarle en la guardería toda la jornada desde el principio, no son aconsejables. Es cierto que pasados unos días el niño puede dejar de llorar cuando se queda en la escuela, pero eso no significa, según Guillermo Kozameh, que el pequeño “haya procesado correctamente la separación de su madre y de su entorno familiar”.

Etiquetas: baja maternal

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS