Rutinas y horarios

La rutina les tranquiliza

Mantener unos horarios fijos y repetir actividades de forma continua resulta fundamental para los pequeños.

La rutina les tranquiliza

Para sentirse seguros, los niños necesitan que las cosas sucedan siempre de la misma manera. Y no solo en casa; también en la escuela infantil la rutina les tranquiliza, les calma y eso les aporta la seguridad que necesitan. Por eso, el programa que sigue la guardería en su día a día lleva un orden idéntico en cuanto a:

  • La entrada y el recibimiento
  • Las actividades programadas
  • El juego libre
  • La higiene
  • La comida
  • La siesta

Si este orden no existiera, si ho hubiera unos horarios fijos para cada actividad, los pequeños se sentirían desorientados. Además, la rutina no significa que siempre hagan lo mismo y sea aburrido y monótono, sino que se trata de estructurar el tiempo en bloques de actividades que se sucedan de forma consecutiva. Así, los pequeños podrán ir anticipando lo que va a venir después e irán construyendo la noción del paso del tiempo.

La rutina diaria tampoco es algo inflexible. De hecho, se adapta a las necesidades evolutivas de cada grupo y varía según la edad. Por ejemplo, en las aulas de los bebés todas las mañanas hay un rato de siesta, algo que no sucede en las clases de los mayores de dos años.

Etiquetas: bebé, cerebro del bebé, escuela infantil, guardería, higiene infantil, rutinas infantiles, siesta

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS