Rutina de sueño

5 consejos para conseguir que el bebé duerma en su cuna

Conseguir que los más pequeños se duerman tranquilamente en su cuna puede ser una batalla difícil de lidiar. Con estos consejos seguro que se vuelve un poco más fácil.

A la hora de dormir muchos bebés solo quieren hacerlo en los brazos de su madre, y cuando aparentemente están profundamente dormidos en su pecho y se les intenta pasar a la cuna, se despiertan abruptamente llorando desconsoladamente. Segundo intento. Se les vuelve a coger en brazos, se duermen tranquilamente y al llevarles a la cuna se repite el mismo patrón. Intentar que el bebé se duerman en su cuna puede ser desesperante y, parafraseando a Lope de Vega, quien lo probó lo sabe. 

Tras pasar nueve meses en el acoger ambiente uterino, habituarse a la realidad no es nada fácil para los recién nacidos. Durante el embarazo, los bebés han estado en permanente contacto con su madre, sintiendo los latidos de su corazón, en un entorno seguro en el que se sentían protegidos. Por eso, la mayoría necesitan que esa sensación continúe después del parto. En comparación con otras especies de mamíferos, los bebés son las crías que nacen con menor madurez, ya que la mayoría se pone en pie y maman por sí solos al poco de nacer. Quizás en los primates se encuentre el reflejo más cercano de la especie humana, y estos animales jamás sueltan a sus crías, estas se enganchan a su cuerpo y no se separan de ellas para dejarlas en cualquier lugar inhóspito. Por eso, puede que las expectativas de los padres, que buscan que los bebés duerman en su cuna toda la noche tranquilamente, pueden no coincidir con las necesidades reales de los niños. No sirve de nada dejar a los bebés llorando desconsolados en su cuna, ya que ni duerme ni deja descansar a los, seguramente agotados, padres. 

¡A dormir a la cuna!

Para conseguir que los más pequeños duerman en su cuna será necesario acompañarlos en el proceso, atenderles y respetar sus tiempos. Poco a poco irán madurando y con un poco de empatía y constancia, descansarán placidamente en su cuna.

1. Opta por colocarlo en la cuna mientras está despierto

Le ayudará a reconocer el lugar y no asustarse cuando de repente se le coloque en él. Debe encontrar un espacio de descanso agradable, cómodo y acogedor, sin ruidos ni luces que le molesten.

2. Deja que juegue en la cuna

Así, podrá reconocer ese espacio como propio, un sitio tranquilo y agradable. Puedes jugar con él al “cucú-trastras” para que se sienta confiado tanto con tu presencia como sin ella.

3. Ponle a dormir sus siestas en la cuna

Puedes quedarte con tu hijo hasta que se quede dormido. Una vez se haya acostumbrado será más fácil que duerma tranquilamente durante la noche. 

4. Utiliza la cuna como espacio seguro

Si uno de los padres está solo con el bebé y necesita realizar cualquier tarea, lo preferible es dejar al niño en la cuna. Sin lugar a dudas, no está en ningún otro sitio tan protegido. Jamás se debe dejar al niño en una cama.

5. Evita esperar a acostarlo a cuando ya esté muy cansado

Es importante tratar de mantener una buena rutina del sueño y la sensación de agotamiento puede interferir con ella, ya que el niño tenderá a protestar y a llorar interfiriendo con la calma necesaria para dormir con tranquilidad. 

Continúa leyendo