Desarrollo del bebé

Manos y boca. ¿Cómo descubren los bebés el mundo?

Sus primeros meses, los bebés utilizan sus manos y su boca para descubrir el mundo. Te contamos cómo van descubriendo el mundo que les rodea pasito a pasito.

También te puede interesar: Seis sentidos para descubrir el mundo
Los bebés investigan con sus boca y sus manos

Los bebés investigan con sus boca y sus manos. Poco a poco van desarrollando sus habilidades y empiezan a coger cualquier cosa que se encuentran en su camino.

A los tres o cuatro meses, los pequeños exploradores son bastante hábiles. Descubren un objeto de su interés y son capaces de agarrarlo de forma acertada, porque han desarrollado una facultad imprescindible para ello: la visión tridimensional que les permite orientar sus movimientos correctamente en el espacio.

El bebé aún necesita sujetar el juguete con sus dos manitas y, en la mayoría de los casos, llevárselo a la boca. En esta etapa las sensaciones que obtienen a través de la boca les proporcionan una información más eficaz que cualquier otro sentido. Los niños chupan los objetos para aprender más sobre sus características.

Está demostrado que la boca es una fuente de conocimiento del bebé y que el examen oral aumenta la capacidad del pequeño para reconocer formas visualmente. En varios experimentos se ha dado a chupar diferentes objetos a niños y se ha comprobado que cuando se les muestran imágenes ellos reconocen los objetos que han tenido en la boca.

Habilidad en sus deditos

  • A los seis meses, el bebé puede sujetar un objeto y sentir el material del que está hecho. Con mucho entusiasmo se dedican a recorrer con sus deditos el tejido áspero del sofá o la tabla lisa de la mesa. Miles de sensores en las puntas de los dedos transmiten al cerebro las características de las diferentes superficies. Los padres podemos fomentar la curiosidad del pequeño ofreciéndole muchos objetos de materiales diversos. Además, el tacto fomenta el desarrollo del habla del niño, especialmente en el aprendizaje de las palabras que denominan las cosas.
  • Entre los ocho y los diez meses, el bebé ya es capaz de pasar un juguete de una mano a la otra. Con esta nueva facultad puede distinguir si un objeto es ligero o pesado.
  • Hacia finales del primer año, el bebé aprende a agarrar cosas sólo con el dedo gordo y el dedo índice en vez de usar la mano entera. Gracias a este nuevo avance potencia la motoricidad de sus dedos enormemente. Migas, perlitas o pelusa, sus dedos hábiles consiguen levantarlos del suelo.

Etiquetas: bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS