Cuidados del bebé

¿Cómo deben ser los pañales de noche?

Aunque el pañal de día puede servir perfectamente para la noche, en el supermercado podemos encontrar pañales específicamente diseñados para usar por la noche, al ofrecer algunas ventajas útiles.

Como padres tendemos a trabajar duro para que los bebés y los niños pequeños se sientan cómodos, con la esperanza de que duerman tranquilamente a lo largo de la noche. Por ejemplo, nos aseguramos de que estén calientes o frescos (en función de la estación en la que nos encontremos), tengan el estómago lleno y tengan un pañal perfectamente limpio. 

Pero puede ser frustrante cuando hacemos todo lo posible por conseguir que el pequeño descanse y, sin embargo, se despierte apenas unas horas más tarde porque se ha producido una fuga de orina a través del pañal, de manera que de repente está mojado, incómodo y completamente despierto. Y si esto ocurre durante el entrenamiento del sueño es aún más frustrante tanto para los padres como para el bebé.

Y aunque el bebé o niño pequeño utilice un pañal por la noche, si eres padre o madre es bastante probable que ya hayas comprobado por ti mismo/a que en algunas ocasiones esto no es del todo suficiente.

Puede ocurrir que el pequeño haya bebido mucho líquido, que nos hayamos olvidado de cambiarle el pañal o que incluso hayamos cometido algún error poniéndoselo. No importa. El resultado será el mismo: terminará con las sábanas mojadas.

¿Es necesario comprar pañales de noche?

La mayoría de las marcas ofrecen pañales específicos para utilizar únicamente por la noche. Este tipo de pañales, es cierto, han sido especialmente diseñados para evitar o reducir al máximo las fugas nocturnas, que suelen ser más habituales con los pañales cotidianos o comunes.

Ocurre lo mismo con aquellos pañales que se utilizan específicamente cuando estamos intentando reducir y finalmente eliminar su uso durante la noche, sobre todo cuando ya el niño/a ha alcanzado la edad recomendada y puede estar perfectamente preparado para abandonarlo.

Los encontrarás en la línea del supermercado con el resto de pañales, pero se diferenciarán de los comunes en que son pañales concebidos para utilizar de noche, pudiendo encontrarlos bajo las marcas o denominaciones de “pañales nocturnos” o “pañales de noche”.

En la mayor parte de los casos, este tipo de pañales se caracterizan por tener un mayor grosor y además ser mucho más absorbentes en comparación con los pañales normales, de manera que se convierten en una buenísima opción para utilizarlos por las noches.

También, todo sea dicho, tienden a ser algo más caros que los pañales normales, pero como solo es necesario utilizarlos durante la noche, es más que probable que la caja tienda a durar un periodo de tiempo mucho mayor, en comparación con los otros pañales que se utilizarán el resto del día (y que tenderás a cambiar varias veces si el bebé o el niño es aún pequeño).

Algunos pediatras recomiendan utilizar una talla de pañal más grande por la noche, lo que ayudaría a prevenir posibles fugas de orina. Pongamos un ejemplo. Si tu bebé utiliza una talla 3 durante el día, pero durante la noche se le escapa la orina por fuera, puedes intentar subir a la talla 4 (pero solo por la noche, manteniendo al bebé con los de la talla 3 durante el día).

Eso sí, el pañal de mayor tamaño debe quedar bien ajustado alrededor de la cintura y de los muslos. De lo contrario, si no es posible conseguirlo, debes volver a bajar una talla, ya que si no puedes apretarlos bien terminarán produciéndose fugas igualmente.

Por otro lado, algunos padres indican que utilizar un doble pañal puede ser útil a la hora de evitar las fugas de orina nocturnas. Basta con colocar el pañal del bebé normalmente y, luego, colocar otro justo encima de éste. En este sentido, lo más común es utilizar una talla más grande para el segundo pañal. Así, si el bebé utiliza una talla 2, poner primero este pañal y luego poner el de la talla 3 sobre él.

Esto ofrece aún más ventajas, ya que si el segundo pañal está seco, cosa que podría ocurrir muy a menudo, entonces podrías volver a reutilizarlo a la noche siguiente. Digamos que este método te ayudaría a sentirte más seguro/a, especialmente si temes que el bebé o el niño pequeño se moje por la noche si la orina se le suele escapar a menudo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo