Risa del bebé

¿Qué podemos hacer para provocar una carcajada a nuestro bebé?

Antes de dar sus primeros pasos, el bebé normalmente pasa por una fase previa de gateo, de igual forma, para que se ría a carcajada limpia, primero comienza con sonrisas que reflejan su bienestar. Descubre los beneficios que tiene reírse y cómo puedes ayudar a fomentar la risa del pequeñín.

risa bebé
Fuente: iStock

Durante los primeros meses de vida, aunque los bebés no se ríen como tal, sí sonríen. Y es que, al igual que el gatear y el empezar a andar van de la mano, lo mismo ocurre con la sonrisa y la risa. ¿Quieres saber cómo evoluciona, cuáles son sus beneficios y cómo puedes ayudar al pequeño a reírse? Te lo contamos todo aquí

Al principio, de hecho, muy al principio, cuando el pequeño todavía está dentro del vientre de su mamá ya sonríe, y es algo que se puede apreciar en las ecografías. Más tarde, cuando llega al mundo, aparte de esas muecas que hace en cualquier momento y que cautivan a cualquiera que las ve, el recién nacido sonríe incluso durmiendo o mamando. Estas sonrisas son como pequeños gestos inconscientes que revelan el bienestar del niño. 

Cuando cumple los cuatro o cinco meses, llega la hora de emitir unos sonidos que empiezan a parecerse algo más a la risa, para, unos meses más tarde, reírse como tal y comenzar a expresar verdadera satisfacción con sus carcajadas

Beneficios de la risa del bebé

La risa es un buen indicador de que alguien está disfrutando del momento y por lo general, de que tiene una buena salud. Y es que, por sí misma, genera muchos efectos positivos en el organismo: 

  • Eleva los niveles de endorfinas y actúa como un analgésico o calmante natural.
  • Aumenta el ritmo cardiaco.
  • Favorece el sistema inmunológico.
  • Ejercita los músculos.
  • Reduce el número de hormonas del estrés.
  • Provoca placer y felicidad, especialmente para los padres, que no pueden evitar emocionarse al escuchar la risa de su bebé, uno de los sonidos más placenteros para ellos. 

 

¿Cómo provocar la risa del bebé?

risa bebé
Fuente: iStock

Como vemos, las ventajas de la risa en los más pequeños son de lo más variadas, por eso los padres no deben limitarse únicamente a esperar que aparezca de forma espontánea, sino que deben fomentarla. Y no solo por el sentimiento de alegría que encierra en sí misma la propia risa, sino porque, al promoverla junto a los niños también se genera un buen vínculo afectivo entre padres e hijos.

En general, las acciones que suelen provocar la risa del bebé llevan consigo un elemento sorpresa y suele ser típico también el contacto visual. Podemos optar por algunas actividades como las siguientes para conseguir que el pequeño se ría:

  • El famoso “cucutrás”. Es uno de los juegos más clásicos y conocidos. Lo que hace el adulto es ocultarse (con sus manos, con un pañuelo o cualquier cosa que le cubra la cara) y enseguida aparecer bajo la atenta mirada del bebé que rápidamente estalla en una carcajada.
  • El espejo. Es una variante del anterior, pero la diferencia está en que, quien “aparecerá y desaparecerá” será el propio niño. El adulto le cogerá y le situará frente al espejo, para después apartarle y volverle a poner enfrente.
  • Vuelos en el aire. Se trata de coger al niño y elevarlo para hacerle recorrer distintos lugares, despertará su risa el hecho de que el viaje tenga cambios de dirección, cambios de trayectoria, subidas y bajadas... ¡Con ello se divierten mayores y pequeños!
  • Las cosquillas. No hay duda de que un “ataque a cosquillas” después de contarle un cuento o cantarle, por ejemplo, producirá en el pequeño unas cuantas carcajadas
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo