Depresión posparto

Depresión posparto en el padre: ¿cómo actuar?

Sí, es posible que, al igual que la madre, el padre también sufra depresión posparto tras la llegada de un hijo, pero las hormonas no tienen nada que ver en este caso. ¿Cómo afrontarlo?

La llegada de un hijo al mundo es motivo de alegría y felicidad. Pero sabemos que no siempre el inicio es bueno y también está lleno de sombras que cada vez más salen a la luz. Hablamos de los agobios, de la falta de sueño, de los posibles problemas de pareja por la adaptación a la nueva situación y de esa tristeza y melancolía que puede llevar, incluso, a que la madre rechace al bebé.

depresion posparto en hombres
Fuente: iStock

Es lo que se conoce como depresión posparto y puede darse como desencadenante de los motivos comentados, sumados a los desajustes hormonales que se producen durante y después del embarazo (sobre todo en el periodo conocido como puerperio). En la actualidad, la depresión posparto afecta a 1 de cada 10 mujeres que han sido madres, según la Organización Mundial de la Salud, pero, ¿también puede afectar a los padres?

La respuesta es sí: puede afectar a más del 25% de los padres. Aunque, como imaginarás, los motivos que la desencadenan en este caso no son hormonales ni muchísimo menos.

Depresión posparto en hombres: ¿por qué se da?

En el caso de los papás, los síntomas de la depresión posparto pueden no aparecer hasta que el bebé tenga entre tres y seis meses de vida y se trata de un fenómeno mucho menos estudiado que en el caso de las madres. Sin embargo, las consecuencias pueden prolongarse en el tiempo.

Y es que, a largo plazo, puede afectar al bienestar de la pareja y la familia y a la salud mental dl padre e, incluso, de sus hijos: de acuerdo a un estudio llevado a cabo en 2008 por la Universidad de Oxford, precisamente, los hijos de padres depresivos tienen un riesgo mayor de desarrollar enfermedades mentales en la infancia.

Antes de pasar a enumerar los síntomas nos gustaría explicar cuáles son los motivos que pueden desencadenar esta afección mental en los hombres: de acuerdo a la psicóloga canadiense Francin e de Montigny, los motivos son:

  • Miedo a fracasar como padre
  • El estrés añadido si el bebé tiene un temperamento fuerte desde que nace
  • Los celos de que haya un nuevo ‘competidor’ en la familia
  • El estrés de la llegada del bebé, como ocurre también en el caso de las madres

¿Cuáles son los síntomas de la depresión posparto en el padre?

Pasamos, a continuación, a enumerar algunos de los síntomas que pueden ser señal de que el padre está sufriendo depresión posparto. Todos están basados en la información ofrecida por la Academia Americana de Pediatría:

  • Tristeza (este sentimiento es el más característico y, sin embargo, el que más tratan de reprimir los padres)
  • Irritación y enfado de manera habitual
  • Impulsividad
  • Imposibilidad de sentir bienestar y placer en  alguna cosa
  • Agobio
  • Sentirse desplazado (ya que habitualmente todos los cuidados y la atención se dirigen hacia el bebé y la madre)

¿Qué hacer ante una depresión posparto paterna?

De acuerdo al libro Psicología perinatal en entornos de salud, recién publicado por la editorial Pirámide, lo más importante es hacer una detección precoz de esa depresión, a fin de tratarla cuanto antes. Para ello, es de vital importancia que los papás, al igual que las mamás, no repriman ningún sentimiento que puedan tener y tengan más comunicación que nunca con su pareja.

Además, la AAP aconseja que después del parto tanto las madres como los padres sean evaluados mentalmente de la misma manera con herramientas como la Escala de Depresión Posnatal de Edimburgo. “La detección temprana de la depresión paterna ayuda a disponer de apoyo y tratamiento para que los padres permanezcan y participen de manera positiva con su familia”, aseguran en su página web.

En el momento en el que se ha detectado la depresión posparto, se recomendará una terapia psicológica al hombre que se combinará con una estrategia de apoyo social (de todo su entorno) que favorezca, entre otros, que el papá se implique más si cabe en la crianza.

De ahí, precisamente, se deriva, entre otros, que el padre también se involucre desde hace algún tiempo en todos los programas de preparto a los que se somete la madre del pequeño.

Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo